Djokovic pierde la apelación a su deportación en Australia

Las esperanzas de Novak Djokovic de jugar en el Abierto de Australia se terminaron el domingo después de que una corte desestimara la apelación del astro del tenis a una orden de deportación.

Las esperanzas de Novak Djokovic de jugar en el Abierto de Australia se terminaron el domingo después de que una corte desestimara la apelación del astro del tenis a una orden de deportación.

Tres jueces de la Corte Federal respaldaron de forma unánime la decisión del viernes del ministro de Inmigración de cancelar la visa del deportista serbio, de 34 años, por motivos de interés público.

Era probable que la decisión supusiera que Djokovic, que no está vacunado contra el COVID-19, siguiera detenido en Melbourne hasta ser deportado.

Por lo general, la deportación se produce tan pronto como sea posible después de una orden salvo que se vea impedida por un proceso judicial. El gobierno no ha dicho cuándo se marchará Djokovic.

La deportación suele ir acompañada de un veto de tres años a regresar a Australia.

El juez que presidía el tribunal, James Allsop, dijo que el fallo había dependido de si la decisión del ministro era irracional o poco razonable desde el punto de vista legal.

No forma parte de la función de la corte decidir sobre los méritos o lo acertado de la decisión, dijo Allsop.

La corte no publicó una explicación por escrito de su decisión el domingo. Los argumentos se publicarían en los próximos días, dijo Allsop.

Esta no es una apelación contra la decisión del gobierno ejecutivo, dijo Allsop. Es una solicitud a la corte como rama separada del gobierno (...) para que revise (...) la legalidad o la legitimidad de la decisión (del ministro).

También se ordenó a Djokovic pagar los costes judiciales del gobierno.

El proceso, con el que el tenista confiaba en buscar su 21er título del Grand Slam, fue extraordinariamente rápido para la justicia australiana.

Tres horas después de que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, anunciara el viernes por la tarde la cancelación de la visa, los abogados de Djokovic estaban ante un juez de la Corte Federal de Circuito y Familia para iniciar su proceso contra la decisión.

Los tres jueces instruyeron una vista durante cinco horas el domingo y anunciaron su decisión dos horas más tarde.

Entre el final de la vista y el veredicto, Tennis Australia, organizador del torneo, había programado un partido de Djokovic en el último hueco de la jornada del lunes en la cancha Rod Laver.

Iba a enfrentarse a su compatriota serbio Miomi Kecmanovic, 78vo del mundo.

Tennis Australia no hizo ningún comentario inmediato sobre la derrota legal del deportista.

El ministro canceló la visa de Djokovic con el argumento de que su presencia en Australia podría suponer un riesgo para la salud y el orden de la población del país y podría ser contraproducente para los esfuerzos de vacunación de otros en Australia.

La visa de Djokovic fue cancelada en un principio el 6 de enero en el aeropuerto de Melbourne, horas después de que llegara para competir en el primer Grand Slam de 2022.

Un funcionario de fronteras canceló su visa tras concluir que Djokovic no cumplía los requisitos para una dispensa médica a las normas australianas sobre vacunación de viajeros.