La Copa Africana arranca en Camerún bajo sombra de pandemia

elevándose de una réplica enorme del trofeo de la Copa colocada en medio de la cancha.

elevándose de una réplica enorme del trofeo de la Copa colocada en medio de la cancha.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino asistió, al igual que el presidente de Camerún, el octogenario Paul Biya, que ha gobernado el país centroafricano desde 1982.

El estadio de 60.000 asientos estaba casi lleno, aunque los organizadores introdujeron una restricción de último minuto debido al ómicron de que solamente los hinchas plenamente vacunados con prueba de resultados negativos recientes del coronavirus serán autorizados a entrar a los estadios en los 52 partidos del torneo en las cinco ciudades anfitrionas. Las concurrencias además estarán limitadas a 80% de capacidad para los partidos de la selección nacional y 60% para el resto.

La Cipa Africana en Camerún se realiza tres años después de lo planeado inicialmente luego que el país anfitrión fue despojado de la sede del certamen en el 2019 debido al retraso en los preparativos. Recibió una nueva oportunidad en el 2021, pero el torneo fue aplazado un año debido a la pandemia.

Camerún jugará contra Burkina Faso en el primer partido inmediatamente tras la ceremonia.