Filadeflia alarga su racha con triunfo sobre Spurs 119-100

Los 76ers de Filadelfia extendieron su racha ganadora a seis partidos el viernes, al derrotar 119-110 a los Spurs de San Antonio, con 31 puntos de Joel Embiid.

Los 76ers de Filadelfia extendieron su racha ganadora a seis partidos el viernes, al derrotar 119-110 a los Spurs de San Antonio, con 31 puntos de Joel Embiid.

El camerunés ha anotado por lo menos 31 puntos en cada duelo durante la racha y promedia 33,2 puntos y 10,5 rebotes en ese lapso. Cuatro veces elegido al Juego de Estrellas, Embiid llegó al compromiso del viernes como líder del equipo en puntos (26,7 por juego) y rebotes (10,7 por juego).

Seth Curry y Tobias Harris aportaron 23 unidades cada uno para los Sixers, que nunca estuvieron en desventaja.

Dejounte Murray consiguió 27 tantos para San Antonio, que no contó con seis jugadores debido a los protocolos de salubridad. Los Spurs, que estaban en el quinto encuentro de una seguidilla de siete como visitantes, han perdido cinco de los últimos seis partidos.

Devin Vassell, Keldon Johnson, Tre Jones y Derrick White “ que se combinaron el miércoles para sumar 46 puntos en la victoria de San Antonio 99-97 en Boston “ se unieron a Doug McDermott y Thaddeus Young como bajas a causa de los protocolos por COVID-19.

Inicia con quien quieras, dijo el entrenador de los Spurs Gregg Popovich, quien no pudo contar con cuatro de sus mejores siete anotadores. Ni siquiera conozco la mitad de sus nombres esta noche.

Además de los titulares regulares Murray y Jakob Poeltl, Popovich arrancó con Keita Bates-Diop, Bryn Forbes y Josh Primo. Forbes y Primo hicieron su presentación iniciando un juego en la temporada, mientras que para Bates-Diop fue su novena vez.

Aunque hubieran estado completos los Spurs, como cualquier equipo de la NBA, habrían tenido problemas para contener a Embiid. Con tantas bajas, no tuvieron oportunidad, algo que Popovich ya sabía de antemano.

No pienso que nuestro plan de juego fuera a sorprender a nadie, dijo.

Embiid fue dominante en la pintura, con clavadas enfáticas en el tercer periodo. Pero quizá la jugada más destacada llegó con poco más de 30 segundos por jugar en la primera mitad, mediante una clavada a una mano que puso de pie a los aficionados, minutos después de haber silenciado la arena cuando cayó y se tomó la rodilla derecha.

Los cánticos de M-V-P, M-V-P lo reanimaron, y correspondió a sus aficionados con un pase sin ver a Matisse Thybulle quien la retacó para darle una clara ventaja a Filadelfia 71-53 al descanso.