La MLB inicia su primer paro patronal desde 1995

en una carta enviada por correo electrónico a la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas.

en una carta enviada por correo electrónico a la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas.

Este cierre es una medida drástica, independiente del momento", dijo el presidente del sindicato, Tony Clark, en un comunicado en el que señaló que no afectará a la determinación de los jugadores para alcanzar un acuerdo justo. Mantenemos nuestra determinación de regresar al terreno de juego bajo los términos de un acuerdo de pacto colectivo negociado que sea justo para todas las partes y brinde a los fanáticos la mejor versión del juego que todos amamos".

El paro comienza 30 días después de que la victoria de los Bravos de Atlanta en la Seria Mundial coronó una temporada completa luego de la de 2020, acortada por la pandemia del coronavirus y que se disputó en estadio vacíos.

El impacto inmediato del cierre patronal fue un comunicado de la MLB a los equipos congelando las contrataciones, la cancelación de las reuniones anuales de invierno de la próxima semana y la prohibición de que los jugadores accedan a las instalaciones de entrenamiento y salas de pesas de sus clubes. Además, podría frenar la venta de boletos para 2022.

El sindicado exigió cambios tras el malestar por el descenso del salario promedio, por la expulsión de jugadores de clase media de equipos que dedican sus nóminas a los más ricos y por la sustitución de peloteros veteranos por otros más jóvenes y peor pagados, especialmente en clubes que desmontan sus plantillas para reconstruirse.

Como jugadores vemos grandes problemas en él", afirmó el lanzador de los Mets de Nueva York Max Scherzer acerca del acuerdo de 2016. En primer lugar, vemos un problema de competencia y cómo los equipos se están comportando debido a ciertas reglas que están incluidas, y por eso hay que hacer ajustes para que surja la competencia".

Quedan 11 semanas para que lanzadores y receptores tengan que presentarse a los entrenamiento de primavera el 16 de febrero, lo que deja un margen de unos 70 días para alcanzar un acuerdo a tiempo para el inicio de la liga según el calendario previsto. El Juego Inaugural está programado para el 31 de marzo, y en el pasado se necesitaron un mínimo de tres semanas de entrenamientos organizados.

Los directivos, empeñados en proteger las restricciones salariales conseguidas en las últimas décadas, rechazaron los pedidos del sindicato que los equipos calificaron de alteraciones significativas de la estructura económica del deporte, incluyendo la reducción del tiempo de servicio necesario para convertirse en agente libre o para el arbitraje salarial.