Trump hace movimiento del tomahawk en juego de Serie Mundial

Apenas meses después de instar a un boicot contra las Grandes Ligas, el expresidente Donald Trump sonrió e hizo con la mano el movimiento del tomahawk para arengar a los Bravos de Atlanta el sábado...

Apenas meses después de instar a un boicot contra las Grandes Ligas, el expresidente Donald Trump sonrió e hizo con la mano el movimiento del tomahawk para arengar a los Bravos de Atlanta el sábado, en el cuarto juego de la Serie Mundial.

Trump se puso de pie junto a su esposa Melania y realizó el movimiento junto con los fanáticos de Atlanta, antes del encuentro, desde una suite privada.

Se esperaba que algunos aliados políticos se unieran a Trump para mirar el juego, incluido el candidato al Senado Herschell Walker.

Trump emitió el sábado un comunicado mediante un correo electrónico masivo a sus simpatizantes, para anunciar que planeaba asistir al juego del Clásico de Otoño.

Estoy ansioso por estar en la Serie Mundial esta noche en Atlanta. Gracias al comisionado del béisbol Rob Manfred y a Randy Levine, de los Yanquis de Nueva York, por la invitación. ¡Melania y yo esperamos una noche maravillosa, mirando a dos grandes equipos!, expresó.

Las Grandes Ligas negaron haber extendido la invitación. Él solicitó asistir al juego, indicaron.

Lavine es presidente de los Yanquis.

La visita al Truist Park dio a Trump la oportunidad de ser visto junto a Walker, quien alguna vez ganó el Trofeo Heisman con la Universidad de Georgia y se destacó como corredor con los Cowboys de Dallas y los Vikings de Minnesota en la NFL.

Jugó también en la USFL, con los Generals de Nueva Jersey, propiedad de Trump. Desde aquella experiencia en la desaparecida liga, ambos son amigos.

Trump ha alentado a Walker para postularse como senador.

Mitch McConnell, líder de la minoría en el Senado, respaldó a Walker el miércoles. El exdeportista busca desbancar al senador demócrata Raphael Warnock.

Trump instó a un boicot de los juegos de las mayores después de que Manfred retiró de Atlanta el Juego de Estrellas, que terminó realizándose en Denver.

El presidente Joe Biden estaba a favor de la mudanza del encuentro, aunque algunos fanáticos de los Bravos y propietarios de negocios junto al Truist Park consideraron que se les estaba castigando injustamente.

La decisión tomada por Manfred en abril siguió a una protesta contra la nueva ley electoral de Georgia, que incluye el requisito de una identificación para los votos que se envíen por correo. Los críticos consideran que la medida afectará negativamente a las comunidades afroestadounidenses.

Trump habría elegido Atlanta con la esperanza de obtener una recepción más amable que la observada durante su aparición anterior en la Serie Mundial, cuando era presidente en funciones. Fue abucheado cuando se sentó en el graderío para presenciar el quinto juego del Clásico de Otoño de 2019, entre los Astros y Washington en el Nationals Park.

Trump no apareció en la pantalla gigante de video del Truist Park antes del juego.