Argentina exhibe contundencia ante Uruguay y sigue invicta

y apostó por González, un futbolista más polifuncional que se acomoda mejor a los cambios tácticos.

y apostó por González, un futbolista más polifuncional que se acomoda mejor a los cambios tácticos.

En la Celeste, las bajas de Rodrigo Bentancur (suspendido), José María Giménez y Giorgian De Arrascaeta (lesionados) le sirvieron de excusa al veterano estratega í“scar Tabárez para probar con una línea de cinco defensores y con Luis Suárez como única referencia de área. Por segundo partido consecutivo Edinson Cavani quedó relegado al banco de suplentes.

La primera ocasión clara de gol fue para Uruguay a los cinco minutos con un derechazo cruzado de Luis Suárez que despejó el arquero Martínez. En el rebote, Federico Valverde remató a la carrera y otra vez el guardameta del Aston Villa salvó la valla argentina.

A los 21 minutos Martínez también resultó ganador en el segundo round con Suárez al frustrarle una media chilena a quemarropa.

El dispositivo defensivo ideado por Tabárez mostró una primera grieta a los 32 cuando de un contragolpe iniciado por la banda izquierda De Paul cambió de frente para Giovanni Lo Celso, que eludió a Muslera y definió de zurda. La pelota rebotó en el travesaño y dio en la línea.

Messi finalmente abrió el marcador a los 38.

Con Uruguay tambaleante tras el gol de la Pulga, De Paul le ganó las espaldas a Matías Viña y definió a la carrera con derecha para firmar el segundo a los 44.

En busca de revertir el resultado, Tabárez mandó a la cancha a Cavani y a Darwin Núñez, de gran presente en el Benfica. Pero fue cuestión que Argentina se lo propusiera para volver a lastimar.

Lo hizo a los 62. Messi recibió en el área y entre varias casacas celestes abrió hacia la derecha para De Paul, que tiró el pase buscapié que conectó Martínez.