Naciones: Francia, campeón con golazos de Mbappé y Benzema

al cumplirse la hora de juego.

al cumplirse la hora de juego.

Momentos después que Hernández estrelló un remate en el travesaño, Mikel Oyarzabal adelantó a España a los 64 minutos.

La Roja aún celebraba cuando Karim Benzema frotó la lámpara a los 66 para un exquisita definición. El delantero del Real Madrid remató combeado desde el pico del área y clavó el balón en la escuadra tras ser rozado por el arquero Unai Simón.

A primera hora, el campeón europeo Italia venció 2-1 a Bélgica en el duelo por el tercer puesto.

Con un doblete de Ferran Torres, España derrotó 2-1 a Italia en su semifinal. Torres estuvo en duda por problemas físicas, pero se recuperó para jugar de titular en la final. Francia echó de menos al volante Adrien Rabiot tras dar positivo por el coronavirus.

Francia fue superior en los primeros compases e insinuó la primera de peligro. Benzema regateó a Simón e intentó ceder a Mbappé, pero César Azpilicueta apareció para despejar.

España replicó con un pase filtrado de Torres a Pablo Sarabia, quien remató muy débil ante el portero francés Hugo Lloris.

Pese a que se apoderó de la tenencia del balón, España generó pocas ocasiones.

Hernández, el lateral izquierdo que firmó el agónico gol con el que Francia doblegó a Bélgica el jueves, revolucionó la final el domingo con un disparo que le sacó astillas al larguero a los 63.

Acto seguido, España rompió la lata cuando Oyarzabal recibió un pase en profundidad de Sergio Busquets, superó en la carrera a Dayot Upamecano y fusiló a Lloris con un disparo bajo al segundo palo.

Pero la respuesta francesa fue inmediata. Benzema regató por el costado izquierdo y sacó una parábola hacia el ángulo superior derecho.

Es la pena y lo injusto del partido. Cuando un equipo recibe gol está tocado, está noqueado y es momento para crearle problemas, pero Benzema se inventa un gol espectacular, comentó el técnico de España, Luis Enrique. "La pena es que no hemos podido disfrutar ni meterles el miedo durante más de 30 segundos.

Y el escenario quedó servido para el gol decisivo de Mbappé, el cual debió esperar la revisión con el videoarbitraje.

Yo me muero de ganas de hablar, pero no voy a entrar en este juego", dijo Luis Enrique sobre la polémica. "Desde que soy entrenador, más de 10 años, no creo que haya nadie que me haya escuchado hablar mal de los árbitros.

Lloris fue providencial en la agonía con un par de paradas a sendos remates a quemarropa, el primero de Oyarzabal y luego de Yeremi Pino, y Francia pudo resistir el asedio de España.