No se habla de derechos humanos previo a JJOO de Beijing

Cuando el Comité Olímpico Internacional le otorgó los Juegos Olímpicos de Verano 2008 a Beijing, prometió que la justa mejoraría los derechos humanos y libertades civiles en China.

Cuando el Comité Olímpico Internacional le otorgó los Juegos Olímpicos de Verano 2008 a Beijing, prometió que la justa mejoraría los derechos humanos y libertades civiles en China.

En esta ocasión, no se habla mucho de eso de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 en Beijing ”la primera ciudad en albergar los Juegos de Invierno y Verano” que se inaugurarán dentro de cuatro meses, el 4 de febrero.

En cambio, hay algunos llamamientos a los gobiernos para que boicoteen los Juegos, con 3.000 atletas, patrocinadores y emisoras presionados por grupos de derechos que representan a las minorías de toda China.

El presidente del COI Thomas Bach ha evitado las preguntas sobre la pertinencia de realizar los Juegos en China a pesar de la evidencia de presunto genocidio, de una amplia vigilancia y crímenes contra la humanidad que afectan al menos a un millón de uigures y otras minorías mayoritariamente musulmanas.

El Tíbet, que fue un punto crítico antes de 2008, sigue siendo un tema.

La gran diferencia entre los dos Juegos es que en el 2008, Beijing intentó complacer al mundo, dijo Xu Guogi, historiador de la Universidad de Hong Kong, en un correo electrónico enviado a The Associated Press. En 2022, realmente no les importa lo que el resto del mundo piense sobre eso.

Xu, quien es experto en deportes y en los Juegos Olímpicos, indicó que, en 2008, Beijing intentó aplacar la opinión del mundo.

Ahora intenta decirle al mundo sus intenciones. Si el mundo no escucha, que así sea", escribió Xu.

Xi Jinping es ahora el poderoso secretario del general del Partido Comunista de China, pero en el 2008 estaba a cargo de la organización de los Juegos Olímpicos.

Beijing consiguió los Juegos del 2008 tras una larga búsqueda ”su mal historial de derechos humanos ayudó a poner fin a su intento para obtener la edición del 2000.

En ese entonces, algunos integrantes del COI se opusieron abiertamente a otorgarle los Olímpicos a China debido a que le daría una aprobación implícita a la conducta del país.

Aunque Xi estuvo a cargo de los Juegos Olímpicos de 2008, estos Juegos de Invierno son los verdaderos Juegos de Xi, agregó Xu. Los países occidentales literalmente optaron darle a Xi sus juegos sin resistencia en 2015 cuando Beijing enfrentó a un sólo adversario.

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 eran una posibilidad remota y se produjeron en gran medida por defecto cuando varias ciudades europeas favoritas, entre ellas Oslo y Estocolmo, renunciaron a ellos por razones políticas o financieras.

Almaty, en Kazajistán, fue el único rival de Beijing en la votación de 2015.

El lunes, los organizadores de Beijing anunciaron una serie de eventos de prueba que inician esta semana. El primero será patinaje de velocidad ”el Abierto de China” que arranca el viernes.

Los eventos de prueba seguirán hasta finales del año.

Sólo los aficionados del territorio continental de China podrán asistir a los Juegos Olímpicos. Los organizadores sugirieron el lunes que se permitiría la presencia de algunos aficionados en las pruebas, pero no dieron detalles sobre cuántos o quiénes serían.