Eliud Kipchoge defiende su título olímpico en la maratón

Eliud Kipchoge decidió que era momento de poner tierra de por medio. Así de sencillo. Ni siquiera volteó la mirada.

Eliud Kipchoge decidió que era momento de poner tierra de por medio. Así de sencillo. Ni siquiera volteó la mirada.

Bueno, una vez, cerca de la meta para ver si había alguien ahí. Obviamente, no había nadie.

Kipchoge se despegó en los últimos kilómetros y prácticamente dio una vuelta al parque, el Parque Odori, para defender el domingo su título olímpico en la maratón.

Inmediatamente después de cruzar la meta, levantó dos dedos en el aire, anunciándose como bicampeón olímpico de la maratón.

Claramente, él es el número uno.

Rey, le dijo uno de los corredores al pasar junto a él.

Kipchoge, de 36 años cruzó la meta en 2 horas, 8 minutos y 38 segundos en una mañana húmeda y con algo de brisa por las calles de Sapporo. Terminó con más de 80 segundos de ventaja sobre el holandés Abdi Nageeye. El belga Bashir Abdi se colgó el bronce para concluir con los eventos de atletismo en Tokio 2020.

Lo de Kipchoge fue una cátedra. El keniano sonrió durante buena parte del trayecto e incluso se dio tiempo de saludar a otro corredor. Se convierte en el tercer atleta con múltiples medallas de oro en el maratón varonil, uniéndose a Abebe Bikila (1960, ™64) y Waldemar Cierpinski (™76, ™80).

¿Por qué la sonrisa antes de su ataque? Esa sonrisa es de felicidad, respondió. Dicen que para disfrutar de este mundo hay que ser feliz.

¿Por qué decidió atacar en ese momento? Quería poner a prueba mi estado físico. Quería ver cómo me sentía. Me sentía bien.

¿Y cuál es su legado? Quiero ser la inspiración para la próxima generación.

En un día bastante nublado, Kipchoge corrió sin mayores obstáculos. El termómetro rondaba los 25 Celsius (77 Fahrenheit) al inicio de la carrera y ascendió hasta 29 (84). La competencia varonil mantuvo su horario original después de que el evento para mujeres se adelantó una hora para evitar las altas temperaturas.

Fue húmedo, sin embargo, con un 81% mientras los atletas recorrían Sapporo, que se ubica unos 830 kilómetros (500 millas) al norte de Tokio. La competencia se trasladó a esta ciudad para evitar el calor extremo, pero la temperatura fue muy similar a la de la capital.

De los 106 corredores que iniciaron la competencia, más de una veintena de ellos no llegaron a la meta.

A lo largo del trazado algunos aficionados se presentaron para aplaudir y alentar a los atletas. Uno de ellos incluso llevó tambores, dándole una sensación de normalidad al ambiente.

Los espectadores atestiguaron una actuación dominante de Kipchoge, quien partió como claro favorito por su condición de campeón defensor de Río 2016 y plusmarquista mundial (2:01:39). En octubre de 2019 se convirtió en el primer hombre en completar una maratón en menos de dos horas. El tiempo no contó como marca mundial debido a que no fue en condiciones normales de carrera.

Con su nombre inscrito en los libros de récords en Kenia, Kipchoge escribió un nuevo capítulo: se unió a Kip Keino y Vivian Cheruiyot como los únicos kenianos con cuatro preseas olímpicas.

Además de sus dos oros en la maratón, Kipchoge también se colgó la plata (2008) y bronce (2004) en los 5.000 metros.