México se queda con el bronce en fútbol, al vencer a Japón

México fue una de las primeras selecciones que aterrizó en Japón para el torneo del fútbol masculino de los Juegos Olímpicos. Quería un segundo cetro tras su consagración en 2012.

México fue una de las primeras selecciones que aterrizó en Japón para el torneo del fútbol masculino de los Juegos Olímpicos. Quería un segundo cetro tras su consagración en 2012.

Pero el Tri acabó llevándose un bronce que cae muy bien a un México con pocos podios en estas justas y le permitió mostrar a una camada de jugadores para el futuro. También permite a su veterano capitán Guillermo Ochoa colgarse un metal olímpico a sus 36 años de edad.

Sebastián Córdova firmó un gol y participó en la elaboración de los otros dos para que México despachase el viernes a Japón 3-1 y asegurar la medalla de bronce del fútbol masculino.

Es la segunda presea olímpica del Tri tras el oro que conquistó en Londres 2012. También es la cuarta presea de México en los Juegos de Tokio, todas de bronce.

Desde el día en que nos concentramos, la meta siempre fue el oro, dijo Córdova. Lástima que no se pudo dar, pero regresamos felices y satisfechos. Todo el equipo se comportó a la altura y creo que vienen cosas buenas para todos nosotros.

Córdova, 24 años, adelantó a México con un gol de penal a los 13 minutos, luego que Wataru Endo le cometió una falta a Alexis Vega en el borde del área chica. Fue el cuarto tanto del mediocampista del América en el torneo, quedando a uno del máximo artillero, el brasileño Richarlison.

Nueve minutos después, Córdova participó en la gestación del segundo tanto al ejecutar un tiro libre que Johan Vásquez remató de cabeza al fondo de las redes.

De entrada, Japón evidenció estar más golpeado de la derrota ante España en las semifinales el martes pasado.

Córdova también lanzó el córner que Vega cabeceó a las redes a los 58.

Kaoru Mitoma descontó a los 78.

México había perdido ante Japón 2-1 en la ronda preliminar, y venía de caer frente a Brasil en semifinales por penales después que el tiempo reglamentario y una prórroga terminaron sin goles.

Sin embargo, el Tri arrancó con más ambición y el ingreso desde el inicio del habilidoso delantero Diego Lainez, de 21, le dio más dinamismo en su juego.

No nos había tocado momentos tan duros como la derrota ante ellos (japoneses) y la derrota frente a Brasil, pero pese a ello el equipo se vio muy sólido, destacó el delantero Uriel Antuna, quien dedicó el bronce a su esposa y pequeño hijo. Era una revancha para nosotros y no íbamos a dejar pasar esta oportunidad.

El primer tanto llegó cuando un zaguero japonés intentó cortar un avance de Vega, uno de los mejores por México en el torneo.

Córdova buscaba su quinto y casi lo festeja a los 54, pero su remate de zurda lo neutralizó bien Kosei Tani. Seguidamente, Lainez debió abandonar el partido tras lastimarse un tobillo, aunque Vega hizo que ese momento de preocupación pasara rápidamente al definir de cabeza.

Japón finalmente pudo vencer al Memo Ochoa y meterse al partido con el tanto de Mitoma en una gran jugada personal. El mediocampista se llevó a un defensa y avanzó con todo al área para fusilar al veterano portero mexicano con un potente zurdazo.

Japón llevó susto en los minutos finales con peligrosos remates de Reo Hatate y Mitoma.

Ochoa, con más de un centenar de partidos con la selección mayor mexicana, estaba emocionado con el bronce.

No quería regresar con las manos vacías a México, a mi casa, señaló Ochoa, destacando que México fue una de las primeras selecciones que llegó a Japón para el torneo. Fue mucho esfuerzo; estar lejos de la familia.

Al final del partido, el técnico Jaime Lozano, rodeado por los jugadores en la cancha, les agradeció el sacrificio y les pidió que disfrutasen la medalla.

Los otros tres bronce de México en los Juegos fueron obtenidos por Aremi Fuentes en los 76 kilogramos de la halterofilia femenina; Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez en clavados; y Alejandra Valencia y Luis Alvarez en tiro con arco.