Australiano Palmer se lleva el oro en skate de parque

en el debut del skate en el programa olímpico.

en el debut del skate en el programa olímpico.

Cory Juneau se quedó con el bronce, la segunda medalla para Estados Unidos en el skate. La primera, otro bronce, la conquistó Jagger Eaton en la prueba de calle.

Palmer, que en Estados Unidos y se mudó a Australia con sus padres cuando era un bebé, estuvo perfecto en sus dos carreras de trucos durante la final de ocho competidores.

Impresionó a los jueces no solo con la dificultad de sus acrobacias sino con la manera en que las hilvanó durante sus dos tandas de 45 segundos.

Especialmente impresionante fue el truco que resultó ser su arma secreta: el kickflip 540.

Elevándose por una inclinada pared, hizo girar la tabla sobre su eje mientras subía. Luego, en el punto más alto, tomó la tabla y la giró, con lo que la punta quedó hacia abajo.

Una vez que inició el descenso, y la gravedad amenazando con arruinarlo, Palmer pegó los pies a la parte trasera de la tabla y giró mientras se dirigía al concreto, realizando una rotación y media. Todo eso en un parpadeo.

Aterrizó las cuatro ruedas de la tabla con la suavidad de una pluma.

Los jueces quedaron anonadados.

En una competencia de parque, ese es un truco sumamente raro, dijo el juez canadiense Mike Prangnell a The Associated Press. Hizo maniobras sumamente difíciles que nadie más pudo hacer.

Palmer fue el único en rebasar los 90 puntos en la competencia. Y lo hizo dos veces.

Su 94,04 en su primera carrera pusieron la presión sobre los otros siete finalistas. La mayoría tuvieron que arriesgarse y cayeron en reiteradas ocasiones en su intento por atraparlo.

Luego, puso el oro aun más lejos de su alcance en su tercera carrera, que logró una nota de 95,83 y en la que incluyó el kickflip 540.