Debut olímpico de la escalada tendrá un elemento sorpresa

en París 2024 serán el doble. El Comité Olímpico Internacional quería algo más vistoso para acompañar a las dos disciplinas más técnicas, por lo que se incorporó al programa.

en París 2024 serán el doble. El Comité Olímpico Internacional quería algo más vistoso para acompañar a las dos disciplinas más técnicas, por lo que se incorporó al programa.

Como en velocidad se compite siempre en la misma pared, no hay necesidad de mantenerla en secreto.

Pero parte de la dificultad en lead y búlder es averiguar la mejor ruta hacia la cima, por lo que esas sí estarán cubiertas por lonas hasta el día de la prueba. No habrá entrenamientos ni calentamientos en ellas.

Parte de lo que hace única a la escalada es la colaboración entre los competidores.

Antes de la calificación y la final en lead, los escaladores dispondrán de un periodo de observación de seis minutos para encontrar las mejores rutas. En búlder, este tiempo se dará únicamente en la final.

Cuando pueden ver por fin la pared, muchos escaladores comparten impresiones con sus rivales, señalando y discutiendo las mejores opciones. Después, se quedan solos.

Los escaladores pasan a una sala de aislamiento tras la observación, para que no puedan beneficiarse de las decisiones de sus rivales.

Quienes avancen a la final, tendrán un reto distinto al día siguiente. El muro no cambiará, pero sí los anclajes.