Dressel y McKeon bajo el foco en último día de la natación

a falta de dos pruebas.

a falta de dos pruebas.

Es la rival a batir en los 50 metros libres y estará en el equipo australiano del relevos 4x100 estilos que tratará de derrocar a las actuales campeonas, las estadounidenses.

Si prospera en las dos competiciones, será la primera mujer con siete medallas en natación en unos Juegos.

Estados Unidos llega a la última jornada en la piscina por delante de Australia en el medallero de la disciplina, con 26 medallas frente a 18. Pero tienen la mitad de oros (8) que tenían en Río hace cinco años (16), y posiblemente no alcanzarán el botín de entonces, 33 preseas, a pesar de las tres nuevas pruebas que le reportaron dos oros.

Aunque el rendimiento de Dressel fue estelar, el equipo sufrió algunos reveses de calado: Katie Ledecky perdió dos veces ante la australiana Ariarne Titmus, la primera que logró derrotarla en unos Juegos; Simone Manuel, una de las mayores estrellas en Río, se clasificó solo para una prueba individual y no entró en la final, y no subieron al podio en dos de los relevos.