Djokovic estalla al perder el bronce olímpico contra Carreño

los cuatro torneos del Gran Slam y un oro olímpico en un mismo año.

los cuatro torneos del Gran Slam y un oro olímpico en un mismo año.

La frustración de Djokovic era evidente en su comportamiento en la pista a medida que avanzaba el partido.

Tras salvar un punto de partido en el tie break del segundo set, Djokovic lanzó su raqueta más allá de la fila cinco de la grada, sin público por las restricciones contra el coronavirus, cuando no pudo llegar a una volea de Carreño Busta que cerró un largo peloteo en el primer juego del último set.

Un par de juegos más tarde, cuando el español había roto ya su saque y controlada el set decisivo, Djokovic volvió a perder los nervios y estrelló su raqueta contra el poste de la red durante un cambio de lado. Después de recoger la destrozada raqueta, la arrojó al foso de los fotógrafos.

El serbio recibió una advertencia verbal por el incidente de la red, pero Carreño Busta pareció preguntarle al árbitro de silla sobre por qué no suponía una penalización con puntos ya que era el segundo incidente. El árbitro no había advertido a Djokovic la primera vez.

Djokovic, que también cayó en las semifinales de dobles mixtos con su compatriota Nina Stojanovic el viernes, ha disputado un total de 16 sets en siete partidos en cuatro días.

Debía haber regresado a la pista más tarde en el día para su último choque en Tokio: otro duelo por el bronce en dobles mixtos frente a Ash Barty y John Peers. Pero se retiró de ese duelo, justificándolo con una lesión en el hombro, y será la dupla australiana la que suba al tercer escalón del podio.

Como casi toda la semana en el Coliseo Ariake, el calor volvió a ser protagonista con los termómetros superando los 32 grados Celsius (90 F) y una elevada humedad que dejaba una sensación térmica de 38 grados C (100 F).

Más tarde, la suiza Belinda Bencic y la checa Marketa Vondrousova se disputarán el oro en la final individual del torneo femenino.

Carreño Busta tendrá que esperar al domingo para recibir su medalla, luego de que Zverev se mida al ruso Karen Khachanov en la final masculina, esa que Djokovic esperaba disputar cuando aterrizó en la capital japonesa.