Berríos se muda a Azulejos, cedido en canje por Mellizos

Muchas especulaciones rodearon este mes a José Berríos en vista de que los Mellizos de Minnesota no aspiraban a mucho en el final de la campaña y más bien parecían listos para reconstruir pensand...

Muchas especulaciones rodearon este mes a José Berríos en vista de que los Mellizos de Minnesota no aspiraban a mucho en el final de la campaña y más bien parecían listos para reconstruir pensando en el futuro.

Pero el lanzador boricua no estaba listo para aceptar la posibilidad de marcharse mediante un canje.

La noticia surgida el viernes, acerca de que se marcha a Toronto, lo hizo llorar a él y a su esposa.

Y luego vendrá lo más difícil: Tener que dar las nuevas a sus tres hijos, anunciándoles que se incorporaría a los Azulejos mediante un trueque pactado en la fecha límite. A cambio, los Mellizos recibirán a dos promisorios peloteros de ligas menores.

Sé que será duro, porque este año ellos están más grandes. Están creciendo. Saben más de la vida y conocen a más personas, comentó Berríos, quien pronosticó que las mayores dificultades serán para Valentina, su hija de 7 años.

Sebastián, quien cumplirá 5 próximamente, y Diego, quien tiene 3, están contentos en Minneapolis, donde tienen muchos amigos.

Berríos, reclutado en el 32do lugar general del draft por los Mellizos en 2012, debutó con Minnesota en 2015. Aunque el lanzador y su esposa Jannieliz vivían en Puerto Rico, se arraigaron rápidamente en Minnesota.

Trabajaron duro para mejorar su inglés. Berríos se sentía tan cómodo con los Mellizos que pidió a Dustin Morse, director de comunicaciones del club, organizar una videoconferencia de prensa para despedirse.

Cuando llegas a tu primer equipo o haces cualquier cosa por primera vez, es algo importante. Yo debuté aquí en las mayores, así que este equipo va a estar en mi corazón toda la vida, dijo Berríos desde San Luis, donde tenía previsto disputar una serie de tres juegos ante los Cardenales.

En vez de ello, los Azulejos, quienes persiguen un boleto de postemporada, ganaron la puja por el pitcher, dos veces elegido al Juego de Estrellas y quien era uno de los jugadores más interesantes en el mercado.

Para lograrlo, Toronto se desprendió de Austin Martin, quien puede destacarse en el cuadro y en los jardines, así como del derecho Simeon Woods Richardson.

Ross Atkins, gerente general de los Azulejos, consideró justo decir que Berríos, de 27 años, era uno de los objetivos principales de su equipo antes de que venciera el plazo para los canjes.

Sentimos que él tiene un gran valor, indicó. La oportunidad de adquirir a Berríos era emocionante para nosotros. Fue también una decisión difícil. No es algo que simplemente se nos haya ocurrido. Austin Martin será un gran pelotero y Simeon Woods Richardson será un gran pitcher. Les deseamos lo mejor, pero ésta era una oportunidad que queríamos aprovechar.