Fuente AP: Yanquis adquieren a Anthony Rizzo

Los Yanquis de Nueva York adquirieron el jueves al primera base Anthony Rizzo, además de hacerse de efectivo, en un canje con los Cachorros de Chicago, quienes obtendrán a dos peloteros de ligas men...

Los Yanquis de Nueva York adquirieron el jueves al primera base Anthony Rizzo, además de hacerse de efectivo, en un canje con los Cachorros de Chicago, quienes obtendrán a dos peloteros de ligas menores.

Se trata del segundo trueque relevante alcanzado en la semana por los Yanquis, quienes buscan desesperadamente bateadores zurdos.

El canje se realizó antes del viernes a las 4 de la tarde (2000 GMT), cuando vence el plazo para estas operaciones . Por la mañana, los Yanquis confirmaron que habían adquirido a Joey Gallo, el toletero estelar de Texas.

Rizzo batea para .248 con 14 jonrones y 40 empujadas. El pelotero de 31 años se convirtió en uno de los rostros más conocidos en el Wrigley Field durante una década, y ayudó a que los Cachorros conjuraran su larga sequía de títulos de la Serie Mundial al conseguir la coronación en 2016.

Popular en el clubhouse y con los fanáticos, Rizzo no jugó el jueves, en una derrota por 7-4 ante Cincinnati. El pelotero, tres veces elegido al Juego de Estrellas y cuatro veces galardonado con el Guante de Oro, devengará 16,5 millones de dólares en este año y puede declararse agente libre después de la campaña.

Nueva York ocupa el cuarto sitio en la puja por los dos boletos comodín a la postemporada en la Liga Americana. Los Yanquis cayeron el jueves por una paliza de 14-0 en Tampa Bay.

Los Cachorros han estado en una pésima racha que los dejó debajo de la marca de .500. Ello desató las especulaciones de que se desharían de algunos de sus astros.

Los Yanquis enviaron a los Cachorros a dos dominicanos, el lanzador derecho Alexander Vizcaíno y el jardinero Kevin Alcántara.

Tanto Rizzo como Gallo son bateadores zurdos, algo que los Yanquis buscaban incorporar a una alineación donde abundaban los diestros.

No era una buena combinación en el Yankee Stadium, que tiene un pórtico corto en el jardín derecho.