Pelotazos dan a Surcorea triunfo sobre Israel en Olímpicos

Lo normal en los Juegos Olímpicos es encontrar que entran en acción los mejores deportistas de cada especialidad. El destino de Israel en su debut dentro del béisbol olímpico quedó de pronto en m...

Lo normal en los Juegos Olímpicos es encontrar que entran en acción los mejores deportistas de cada especialidad. El destino de Israel en su debut dentro del béisbol olímpico quedó de pronto en manos de un lanzador cuyo último encuentro como profesional se había realizado hace 23 meses.

No funcionó.

Jeremy Bleich propinó pelotazos a bateadores seguidos en la décima entrada y Corea del Sur, la campeona defensora, se impuso el jueves por 6-5.

El zurdo de 34 años ha trabajado como asistente de la gerencia de los Piratas de Pittsburgh, concentrado en los ajustes defensivos que son la norma en el béisbol actual. Su último juego como profesional se remonta al 1 de septiembre de 2019, con la sucursal de la Triple A en Rochester.

No pienso que el óxido haya tenido que ver con esto, comentó el manager israelí Eric Holt. Jeremy ha trabajado duro todo este tiempo. La organización de los Piratas ha sido maravillosa con él, y él ha lanzado ante bateadores dos o tres veces por semana. Así que no creo que estuviera oxidado. Sólo creo que no pudo controlar la pelota.

En una noche en que Ryan Lavarnway disparó dos jonrones por Israel e Ian Kinsler consiguió otro cuadrangular, Corea del Sur remontó desventajas de 2-0 y 4-2. Israel reaccionó tras estar abajo por 5-4.

Bleich ingresó para comenzar la décima entrada. Bajo las reglas internacionales, los innings extra comienzan con corredores en primera y segunda.

Jaegyun Hwang se sacrificó y Hi Hwan Oh bateó un globo a Ty Kelly, quien atrapó la pelota en el jardín izquierdo.

Bleich (0-1), cuya carrera en las mayores constó de dos juegos con Oakland en 2018, golpeó a Kyongmin Hur y a Euji Yang.

Kinsler había visto pasar el tercer strike para poner fin a la parte alta de la décima entrada ante Seunghwan Oh (1-0), quien ponchó a sus tres rivales. Los cuatro lanzadores norcoreanos consiguieron un total de 17 ponches.