"Está bien no estar bien": Los deportistas y sus fantasmas

La tenista Naomi Osaka se retiró del Abierto de Francia, no fue a Wimbledon y resultó eliminada tempranamente en el tenis olímpico, tras lo cual admitió que ser elegida para encender el pebetero o...

La tenista Naomi Osaka se retiró del Abierto de Francia, no fue a Wimbledon y resultó eliminada tempranamente en el tenis olímpico, tras lo cual admitió que ser elegida para encender el pebetero olímpico resultó una carga demasiado pesada.

”La velocista estadounidense Sha™Carri Richardson no oculta los problemas que enfrentó preparándose para Tokio 2020, a los que finalmente no fue. Dijo que usó marihuana para disimular el dolor derivado de la muerte de su madre biológica, además de las presiones que representa la prueba de los 100 metros.

”El ciclista holandés Tom Dumoulin suspendió sus entrenamientos en enero para despejar su mente. Los reanudó en mayo y el miércoles ganó la medalla de plata en la contra reloj individual.

”La basquetbolista australiana Liz Cambage, que juega en la WNBA, no vino a la justa por la ansiedad asociada con el aislamiento que la esperaba en Tokio, donde no podría tener contacto con sus familiares y amigos.

No quiero tener que tomar medicinas para controlar mi ansiedad. Especialmente cuando participas en el evento deportivo más grande del mundo, expresó en las redes sociales.

Biles, no obstante, llevó esto a otro nivel al hacer algo que parecía inconcebible. Analizó el asunto en plena competencia y decidió que no era saludable seguir adelante.

El miércoles se retiró de la competencia individual.

Tengo que hacer lo que es mejor para mí, enfocarme en mi salud mental, no comprometer mi salud ni mi bienestar, dijo Biles entre lágrimas luego de que Estados Unidos se conformó con la medalla de plata en la prueba por equipos, en la que era candidata al oro. Dijo que horas antes del inicio de la competencia se dio cuenta de que no tenía la cabeza en el sitio indicado.

Era como pelear con todos mis fantasmas, expresó.

En los juegos hay psicólogos y psiquiatras a disposición de los deportistas y una línea telefónica especial, confidencial, que ofrece apoyo sicológico.

Naoko Imoto, quien compitió en la natación de los Juegos de 1996 en Atlanta, asesora al comité olímpico japonés en temas de igualdad de género. Dice que la admisión de Osaka de sus problemas psicológicos, hecha en junio, abrió las puertas a un debate que se venía evitando.

En Japón todavía no hablamos de la salud mental, dijo Imoto. Creo que no se entiende el tema, pero mucha gente está dando la cara y dice que es algo común.

El nadador australiano Jack McLoughlin lloró después de ganar la medalla de plata en los 400 metros estilo libre el domingo, al describir lo duro que fue entrenarse durante la pandemia al tiempo que cursaba estudios de ingeniería. Dijo que llegó a pensar en dejar el deporte.

Esto lo logré gracias a mi familia y mis amigos. Me ayudaron mucho, dijo McLoughlin. Me entreno 10, 11 veces por semana. Hacerlo cuando no estás seguro de que podrás llegar a dónde quieres llegar es duro.

Sobre todo cuando todo el mundo te mira.

Thriveworks, empresa que ofrece servicios psicológicos y psiquiátricos en más de 300 sitios, dice que uno de cada tres deportistas de elite padece de ansiedad y depresión. Agrega que las críticas afectan mucho a los deportistas, sobre todo las mujeres.

Las deportistas soportan otro nivel de expectativas, de ellas mismas, de los técnicos, de otros deportistas, de la prensa y de los aficionados, que van desde su aspecto físico hasta su desempeño, declaró Kim Plourde, trabajadora social de Thriveworks.

Jenny Rissveds, una sueca que fue la campeona olímpica de ciclismo de montaña más joven de los juegos olímpicos al ganar el oro en Río en el 2016, a los 22 años, terminó 14ta en Tokio y respiró aliviada cuanto finalizó la competencia. Un año después de la justa de Río fallecieron dos familiares suyos y ella cayó en un estado depresivo del que todavía no sale.

Estoy muy contenta de que todo haya terminado, comentó. No la carrera, sino lo que pasé estos últimos años. No tener que cargar con ese título (olímpico) un minuto más, porque es una carga pesada.

Espero que ahora me dejen tranquila, agregó.