México se queda con el bronce en plataforma sincronizada

Alejandra Orozco ya era una competidora histórica para México en Juegos Olímpicos. El martes sumó un nuevo capítulo a su legado.

Alejandra Orozco ya era una competidora histórica para México en Juegos Olímpicos. El martes sumó un nuevo capítulo a su legado.

Orozco y Gaby Agúndez le dieron a México su segunda medalla en los Juegos de Tokio 2020 al apoderarse del bronce en la prueba sincronizada de plataforma de 10 metros.

Orozco y Agúndez totalizaron 299,70 puntos que les valieron el tercer puesto en la competencia. Las chinas Yuxi Chen y Jiaqi Zhang, quienes acumularon 363,78, se llevaron el oro mientras que las estadounidenses Jessica Parratto y Delaney Schnell se quedaron con la plata con 310,80.

Para Orozco, de 24 años, es la segunda presea olímpica de su carrera. Se colgó la plata en Londres 2012 en la misma disciplina al lado de Paola Espinosa, cuando se convirtió en la medallista mexicana más joven en la historia con apenas 15 años.

Orozco es la novena deportista mexicana en la historia en presumir al menos dos medallas olímpicas y la tercera clavadista junto Joaquín Capilla (4) y Paola Espinosa (2).

La primera medalla fue cuando tenía 15 años y no sabía lo que estaba haciendo, pero aquí nos motivamos sabíamos que podíamos sumar juntas, ahora yo guiando a Gaby y por eso valoro mucho esta segunda medalla olímpica, dijo Orozco.

Es la 15ta medalla de México en esta disciplina, la que más metales ha dado al país por encima del boxeo.

Aun no me la creo que ya son dos medallas y con muchos años de diferencia, viviéndolas de manera distinta, la primera estaba al lado de un ídolo y ahora mucho después con Gaby que es una niña y ya creó su propia historia, agregó Orozco.

Agúndez, con 20, disputa los primeros Juegos de su carrera luego de una exitosa trayectoria en la que brilló en Juegos Centroamericanos y Panamericanos, además de Juegos Olímpicos de la Juventud.

Me siento muy contenta, muy feliz con el resultado de hoy que es reflejo de muchos años de trabajo de luchar y de entregarlo todo en cada entrenamiento, dijo Agúndez.

México contó con la suerte a favor cuando la pareja japonesa Arai Matsuri y Minami Itahashi se equivocó en su quinta ejecución y dejó a Orozco y a Agúndez sentadas en el tercer lugar.

Nos adelantamos un poquito (en el festejo), pero faltaba Alemania y después pensamos que hay que esperar hasta que salga el último y entonces sí celebrar. Cuando tira Alemania, sabíamos que estábamos en tercero, así es que empezamos a soltar la adrenalina que traíamos y ya luego se dio la medalla, dijo Orozco. Pensamos en lo que hicimos. Lo traíamos en la mente desde siempre, hemos picado mucha piedra durante años y ahora está la recompensa.

En las jornadas previas, Carolina Mendoza y Dolores Hernández en sincronizado de tres metros, y Kevin Berlín y Diego Balleza en plataforma sincronizada se quedaron a las puertas del podio al terminar en la cuarta posición.

La primera medalla de la delegación mexicana en México la consiguieron los arqueros Luis ílvarez y Alejandra Valencia en la prueba mixta.