La aventura olímpica de Sella duró 67 segundos

también se radicó en el país caribeño.

también se radicó en el país caribeño.

Logró abrirse hueco en el equipo de refugiados que el Comité Olímpico Internacional creó para los Juegos de Río 2016. Son deportistas que huyeron de sus países y recibieron becas para poder competir en estos Juegos en disciplinas que van del atletismo y la natación hasta canotaje, karate o levantamiento de pesas.

En Tokio, el grupo tiene 29 integrantes, 19 más que los que compitieron bajo la bandera olímpica hace cinco años en Río. Cuenta con deportistas de Afganistán, Camerún, Congo, República del Congo, Eritrea, Irak, Irán, Sudán del Sur, Sudán y Siria, el país más representado con nueve.

Sella no supo qué decir cuando le preguntaron sobre sus sensaciones como atleta olímpico. Con 24 años, confía poder dar una respuesta en las próximas justas de verano, las de París 2024.

"La verdad es que no sé qué decir, pero me van a ver en los próximos Juegos y podré responder mejor esa pregunta. Ahora no puedo".

Lo que no ha perdido en absoluto es su identidad deportiva.

Yo vine como refugiado pero yo sigo representando a mi país, a todos los que se fueron y a los que están ahí", afirmó.