Austriaca Kiesenhofer da la gran sorpresa en carrera de ruta

y sacando una ventaja de 10 minutos que resultó ser suficiente.

y sacando una ventaja de 10 minutos que resultó ser suficiente.

Kiesenhofer levantó los brazos al aire en señal de triunfo al cruzar la meta ante varios miles de aficionados. Luego se tiró sobre el asfalto, con la cara empapada en sudor, mientras trataba de recuperar el aliento y de contener las lágrimas.

Los estrictos protocolos de seguridad contra el COVID-19 que impiden la presencia de fanáticos en la mayoría de los eventos olímpicos no se aplican a la prefectura de Shizuoka, por lo que, por segundo día consecutivo, miles de personas desafiaron un sol abrasador para seguir la prueba en un viejo circuito de Fórmula 1.