Refugiada iraní vence a doble campeona olímpica en taekwondo

La desertora iraní Kimia Alizadeh quedó a un paso de conquistar la primera medalla del Equipo Olímpico de Refugiados tras encadenar tres impresionantes victorias en el torneo de taekwondo de los Ju...

La desertora iraní Kimia Alizadeh quedó a un paso de conquistar la primera medalla del Equipo Olímpico de Refugiados tras encadenar tres impresionantes victorias en el torneo de taekwondo de los Juegos de Tokio.

Alizadeh sorprendió a la doble campeona olímpica Jade Jones, eliminando el domingo a la británica por 16-12 en los octavos de final. Acto seguido, venció 9-8 a la china Zhou Lijun en los cuartos de final, remontnado en el último minuto por segundo combate consecutivo.

Alizadeh, medalla de bronce en los Juegos de Río de Janeiro, enfrentaba más tarda a la rusa Tatiana Minina en las semifinales de la división femenina de 57 kilogramos.

En su debut en Tokio, Alizadeh venció a su rival iraní Nahid Kiyani Chandeh 18-9. Dos horas más tarde, superó a Jones, quien aspiraba a convertirse en la primera atleta en ganar tres oros en taekwondo y la primera británica en subir a lo más alto del podio en tres Juegos seguidos.

Alizadeh, de 23 años, se convirtió en la primera iraní en ganar una presea olímpica cuando superó el repechaje para el bronce, pero ahora compite por el equipo de refugiados tras desertar a Alemania a principios de 2020.

El equipo de refugiados, que se creó para Río, no tiene medallas olímpicas. Entre sus 29 deportistas, hay tres taekwondistas.

La iraní citó el sexismo institucional y la obligación de llevar hijab en sus críticas a la república islámica, a la que criticó por utilizarla con fines propagandísticos en una apasionada carta en la que anunció su deserción.

Alizadeh superó a Jones con una muy buena actuación en el tercer asalto. Con la pelea igualada 10-10, a 30 segundos del final, Alizadeh logró impactar un par de patadas al cuerpo de su rival, de dos puntos cada una, y resistió para sellar su victoria.