Los grandes delanteros están peleados con el gol en la Euro

otro conjunto que avanzó como primero en su grupo.

otro conjunto que avanzó como primero en su grupo.

La Euro 2020, sin embargo, echará de menos al máximo goleador de Europa en la ronda de octavos. Los tres goles de Robert Lewandowski no alcanzaron para que Polonia sorteara la primera ronda.

El máximo anotador del torneo, para sorpresa de nadie, es Cristiano Ronaldo, autor de cinco goles para Portugal.

Lo que sobra es los goles en contra. Después de apenas nueve autogoles entre 1960 y 2016 en el Campeonato Europeo, se han anotado ocho en menos de dos semanas de esta edición.

LATERAL

Mientras varios delanteros de fuste sufren para tener impacto, este torneo ha sido ideal para el lucimiento de los laterales.

Denzel Dumfries ha sido la revelación de Holanda, cuyo esquema 3-5-2 le ha dado el espacio para proyectarse por la banda derecha en jugadas de ataque. El jugador del PSV Eindhoven se estrenó como goleador con la selección al marcar contra Ucrania y Austria para conseguir el pase a los octavos.

Dumfries era un jugador conocido por los holandeses. En cambio, Robin Gosens nunca había actuado en la Bundesliga o en las selecciones juveniles de Alemania.

Pero tras irrumpir en Italia con el Atalanta, club que ha sido protagonista en las últimas dos ediciones de la Liga de Campeones, Gosens ha justificado con creces la decisión de Joachim Lí¶w de convocarle. Su momento cumbre en la fase de grupos fue cuando provocó un autogol, gestó otro y luego anotó en la victoria 4-2 ante Portugal.

VERSATILIDAD

Hoy por hoy, lo que más beneficia a un equipo es tener jugadores polifuncionales.

Un ejemplo es Joshua Kimmich, quien puede destacarse como lateral derecho o volante con Alemania y Bayern Múnich. Después de acompañarle como lateral en el Bayern, David Alaba pasó a ser un central de garantías. Y con Austria, Alaba ha cumplido funciones de volante mixto.

Dispones de la pelota mucho más en esta posición", dijo Alaba. Puedo generar juego.

La Euro 2020 le verá más, dado que Austria alcanzó los octavos por primera vez y enfrentará a Italia. Lo que seguirá será abrir un nuevo ciclo en su carrera con el Real Madrid.

LOCALíA

Este ha sido un torneo único, pues más países que nunca han podido sacar ventaja de la condición de anfitriones.

De las 11 ciudades en toda Europa que albergan los partidos, nueve contaron con selecciones que jugaban en casa. Italia y Holanda, que se perdieron el pasado Mundial, fueron las únicas que salieron victoriosas en sus tres partidos de la fase de grupos.

Alemania se acreditó una victoria, un empate y una derrota en Múnich. Dinamarca perdió los primeros dos duelos, pero al final se recompuso tras el impacto emocional causado por el desvanecimiento de Christian Eriksen al asegurar su clasificación con una victoria ante Rusia.

Hungría embolsó un punto de sus dos partidos en Budapest. Rusia y Escocia perdieron los dos partidos que disputaron en casa. El único punto de los escoceses fue cosechado al visitar a Inglaterra en Londres.

El estadio Wembley de la capital inglesa es el escenario con más partidos en el certamen, con ocho, incluyendo las semifinales y la final. Inglaterra salió airosa en dos de los tres partidos que disputó en su estadio nacional.

No fue hasta su tercer partido que España pudo cantar victoria tras un par de empates en Sevilla, donde los propios anfitriones se quejaron de las condiciones del césped. Fue un cambio de último momento de ciudades sede, provocado cuando Bilbao no pudo garantizar la presencia de público durante la pandemia.

Pero no se jugó en los estadios de fútbol del Sevilla (el Ramón Sánchez-Pizjuán) o del Real Betis (el Benito Villamarín). En cambio, la sede acabó siendo La Cartuja, un recinto que se construyó para el Mundial de atletismo de 1999.