Pasado el susto, Dinamarca se lo juega todo ante Bélgica

Cinco días después de que Christian Eriksen se derrumbase en el terreno de juego, Dinamarca tratará de enfocarse nuevamente en el fútbol al enfrentar el jueves a Bélgica en el Campeonato Europeo.

Cinco días después de que Christian Eriksen se derrumbase en el terreno de juego, Dinamarca tratará de enfocarse nuevamente en el fútbol al enfrentar el jueves a Bélgica en el Campeonato Europeo.

Será un partido emotivo para una selección que todavía se repone del susto pasado el sábado, cuando Eriksen cayó al césped sin que lo tocase nadie en un encuentro contra Finlandia. Había sufrido un paro cardíaco y fue resucitado en el mismo terreno.

El volante del Inter de Milán se recupera bien y el técnico danés Kasper Hjulmand dice que los jugadores pueden volver a enfocarse en la competencia con la conciencia limpia.

Estamos listos para demostrar lo que valemos de nuevo, dijo Hjulmand. Ya lo hicimos en el terreno el sábado. Y el jueves demostraremos quiénes somos, cómo jugamos, cómo luchamos.

Encontrarán una atmósfera especial en el estadio Parken. Se permitirán 25.000 espectadores, comparado con los 15.000 del choque con Finlandia, al suavizarse las restricciones asociadas con el coronavirus. Y se esperan grandes manifestaciones de solidaridad con jugadores que son considerados verdaderos héroes por los daneses por la forma en que reaccionaron al incidente de Eriksen.

Los jugadores formaron un círculo alrededor del mediocampista para protegerlo de las miradas mientras era tratado por los médicos, que le hicieron una reanimación cardiopulmonar y emplearon un desfibrilador.

Los aficionados planean homenajear a Erikseon con una ovación a los 10 minutos, dado que luce la casaca número 10.

Hjulmand dijo que el estadio está tan cerca del hospital donde permanece Eriksen, que seguramente escuchará todo lo que sucede en el partido.

Después de caer 1-0 ante Finlandia, Dinamarca enfrenta a una Bélgica que lidera el grupo tras su victoria 3-0 sobre Rusia y es candidata al título. Los belgas, por otro lado, recuperan a Kevin De Bruyne, ausente ante los rusos por una fractura en la cara que sufrió en la final de la Liga de Campeones.

El técnico de Bélgica Roberto Martínez confirmó que el enganche estaría en condiciones de jugar algunos minutos el jueves. Añadió que su intención es aprovechar los últimos dos partidos en el grupo para que De Bruyne se ponga a tono.

También estaría disponible el belga Axel Witsel, recuperado de una fractura en el tendón de Aquiles.

Será una experiencia especial para el belga Romelu Lukaku también. Es compañero de Eriksen en el Inter y dijo que lloré mucho al enterarse de lo que había sucedido. Lukaku anotó dos goles ante los rusos.

Al margen del impacto emocional, la ausencia de Eriksen plantea problemas futbolísticos a Dinamarca.

Es el que maneja los hilos del equipo, el corazón de la selección, dijo Hjulmand. Es imposible reemplazarlo. Hay que inventar algo distinto.