España se complica otra vez en la previa de una gran cita

Por tercer torneo consecutivo, los preparativos de España para una de las grandes citas del fútbol mundial son remecidos por contratiempos de último momento.

Por tercer torneo consecutivo, los preparativos de España para una de las grandes citas del fútbol mundial son remecidos por contratiempos de último momento.

Después de que tuvo que sortear polémicas en la antesala del Campeonato Europeo de 2016 y la Copa del Mundo 2018, la Roja inicia la Euro 2020 lidiando con el temor de un posible brote de COVID-19 en sus filas y que podría socavar sus pretensiones de ganar el título.

El capitán Sergio Busquets dio positivo por coronavirus el domingo y su participación en el torneo está en duda. Todo indica que el volante se perderá el primer encuentro ante Suecia el 14 de junio tras iniciar un periodo de 10 días de aislamiento fuera de la concentración del equipo.

Había temor de que se podrían detectar más infecciones, pero ningún otro integrante dio positivo el lunes. Las pruebas continuarán los próximos días para jugadores y el personal.

El seleccionador Luis Enrique solicitó incorporar cinco jugadores más para iniciar los entrenamientos con el equipo en caso de necesitar reemplazos. La federación nacional indicó que no se espera que lleguen más jugadores en la semana.

Los jugadores que se presentarán el martes son Rodrigo Moreno, Pablo Fornales, Carlos Soler, Brais Méndez y Raúl Albiol. La federación comentó que estos no tendrán contacto con los jugadores que fueron previamente seleccionados para el torneo europeo.

En previsión de las posibles consecuencias que pudiera acarrear el positivo de Sergio Busquets, el cuerpo técnico ha decidido incorporar a un grupo de futbolistas para completar los entrenamientos durante los próximos días a las órdenes de Luis Enrique dentro de una burbuja paralela, indicó la federación española en un comunicado.

Se espera que España anuncie si Busquets será dado de baja, pero su caso ya había comenzado a afectar la preparación del equipo debido a que aquellos que tuvieron contacto cercano tuvieron que aislarse. Las sesiones de práctica tuvieron que alterarse y se establecieron rutinas personalizadas de entrenamientos para seguir los protocolos sanitario, según la federación.

El equipo tampoco podrá disputar el último partido de fogueo previsto para el martes ante Lituania. España recurrirá a los jugadores del equipo Sub21, así como a su entrenador para el duelo en Madrid.

La selección no ha sido vacunada contra el COVID-19, lo que ha sido criticado debido a que los atletas españoles que participarán en los Juegos Olímpicos de Tokio ya fueron vacunados.

Busquets fue titular el viernes en el primer encuentro de preparación de España, un empate 0-0 ante Portugal en la capital española. El equipo disputará el Grupo E ante Suecia, Polonia el 19 de junio y Eslovaquia el 23 de junio en Sevilla.

Luis Enrique tiene hasta el sábado para hacer modificaciones en el plantel en caso de lesiones o COVID-19.

Los españoles tuvieron una crisis mayor hace tres años, cuando la federación despidió al técnico Julen Lopetegui apenas dos días antes del debut en el Mundial de Rusia por haber aceptado una oferta para dirigir al Real Madrid sin consultar previamente con la dirigencia.

El despido provocó un caos en la concentración, con el director deportivo Fernando Hierro tomando las riendas de emergencia. España llegó como favorito al título pero se despidió en los octavos de final al caer ante Rusia.

Previo a la Euro 2016, el arquero titular David de Gea se vio involucrado en la investigación de un productor español de películas pornográficas. Negó haber cometido un delito y eventualmente fue eximido completamente.

Pero el entonces técnico Vicente Del Bosque tuvo que responder a preguntas sobre el asunto en las ruedas de prensa. España sorteó la fase de grupos, pero fue eliminada por Italia en octavos.