Imputados por muerte Maradona no podrán salir de Argentina

La justicia argentina prohibió el jueves la salida del país al neurocirujano Leopoldo Luque y a los otros seis imputados en la causa que investiga la muerte del astro del fútbol Diego Maradona.

La justicia argentina prohibió el jueves la salida del país al neurocirujano Leopoldo Luque y a los otros seis imputados en la causa que investiga la muerte del astro del fútbol Diego Maradona.

El juez de Garantías Orlando Díaz tomó la medida en respuesta a un pedido de los fiscales Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari -a cargo de la investigación del deceso del exfutbolista ocurrido en mayo- al aducir un posible riesgo de fuga de los sospechosos.

La resolución judicial se produjo una semana después de que los fiscales agravaran los cargos contra los siete imputados al considerarlos sospechosos de homicidio simple con dolo eventual, lo que implica que presuntamente "infringieron los deberes que cada uno tenía a su cargo...incrementando el riesgo por fuera del margen permitido y condujeron al fatal desenlace del paciente que, de lo contrario, hubiese podido evitarse.

La pena contemplada por ese delito es de entre 8 y 25 años de cárcel.

Luque y a la psiquiatra Agustina Cosachov eran las caras más visibles del equipo médico que atendía a Maradona, también compuesto por el psicólogo Carlos Díaz; los enfermeros Dahiana Madrid y Ricardo Almirón; la médica Nancy Forlini y el coordinador de enfermeros Mariano Perroni. Los acusados deberán prestar declaración indagatoria ante el juez a partir del lunes.

Maradona falleció el 25 de noviembre a los 60 años, debido a un paro cardiorrespiratorio , mientras cumplía internación domiciliaria en una casa alquilada en las afueras de Buenos Aires para cumplir su rehabilitación, luego de someterse a una cirugía para extraerle un edema craneal.

Semanas atrás una junta médica convocada por la justicia dictaminó que hubo un accionar negligente que provocó la muerte del capitán del seleccionado argentino que fue campeón del mundo en 1986.

Indicó que Maradona comenzó a morir, al menos, 12 horas antes de las 12.30 del día 25/11/2020, es decir, presentaba signos inequívocos de periodo agónico prolongado", por lo que "el paciente no fue debidamente controlado desde las 00.30 horas.

La internación domiciliaria, señaló además, no cumplía con los lineamientos mínimos de tal en un paciente de la pluripatología compleja que presentaba el exfutbolista.