Problemas de velocidad en Penske para la Indy 500

Han transcurrido 26 años desde la última vez que Roger Penske observó a sus autos marcharse del Indianapolis Motor Speedway sin lograr clasificarse a las 500 Millas de Indianápolis. Penske es actu...

Han transcurrido 26 años desde la última vez que Roger Penske observó a sus autos marcharse del Indianapolis Motor Speedway sin lograr clasificarse a las 500 Millas de Indianápolis. Penske es actualmente el dueño de este autódromo, y su equipo de nuevo tiene dificultades para conseguir un sitio en la parrilla.

Will Power, uno de los mejores pilotos en la historia de IndyCar a la hora de clasificarse, no logró asegurar su lugar en la parrilla de 33 autos. El sábado fue el primer día de clasificaciones.

Power, campeón de la Indy 500 en 2018, será uno de cinco pilotos que busquen los últimos tres sitios para la carrera el domingo, cuando se complete la ronda de clasificación.

Los problemas de Power fueron lo peor para el equipo de Penske, el cual se ha rezagado ante las escuderías rivales toda la semana en el Indianapolis Motor Speedway.

Somos lentos, reconoció Tim Cindric, presidente del equipo. Si supiéramos por qué, no lo seríamos. Estamos trabajando en eso.

Ninguno de los cuatro autos inscritos por Penske ha impresionado en la semana, y la falta de velocidad se extendió incluso a Simona de Silvestro, quien vuelve a la Indy 500 por primera vez desde 2015, en una escudería totalmente femenina apoyada por Penske, quien lucha por impulsar la diversidad.

De Silvestro venció el cronómetro para ganarse un intento final de clasificación, pero no logró asegurar un sitio entre los 30 mejores. Power y De Silvestro se enfrentarán el domingo a Charlie Kimball, Sage Karam y al novato R.C. Enerson por los tres espacios disponibles en la 11ma fila de la parrilla.

Dos pilotos quedarán fuera de la carrera, en una sesión que incluirá a dos autos de Penske por primera vez desde 1995, cuando Al Unser Jr. y Emerson Fittipaldi no avanzaron a la carrera.

Necesitas ser un científico para descifrar esto, dijo Power, quien tiene 62 poles de por vida, y está a cinco del récord de 67 en manos de Mario Andretti. Power había asegurado su sitio en las primeras tres filas de la Indy 500 en 11 de los últimos 12 años.

Dimos nuestro mejor esfuerzo. Pienso que si salimos de forma conservadora el domingo estaremos bien, dijo Power. Pero si algo falla, te quedas fuera.

Nadie esperaba que el equipo de Penske pasara penurias, pero fue claro de inmediato el sábado que la escudería, con motores Chevy, no tenía forma de competir contra los rivales. No fue un problema de Chevrolet, aunque Honda obtuvo siete lugares entre los primeros nueve.

Este lugar es extraño. Se ve cada año, esperas que alguien sea rápido y termina siendo todo lo contrario, dijo Colton Herta, quien fue el segundo piloto más rápido del día. En serio, lo de Penske es muy raro.

Scott McLaughlin, el novato de IndyCar que hará su debut en la Indy 500, fue el más rápido entre los pilotos de Penske, en el 17mo sitio. Josef Newgarden fue 21ro y Simon Pagenaud fue 26to.

La pole y las primeras tres filas para la carrera del 30 de mayo se definen el domingo, y el cuarteto del Chip Ganassi Racing tiene la ventaja. Scott Dixon, seis veces campeón de IndyCar, tuvo el promedio de velocidad más alto en la apertura de calificación, y nadie lo desplazó de la cima durante las seis horas posteriores.