Conners evita problemas y toma la cima del Campeonato PGA

En medio del viento y el caos en la Isla Kiawah, Corey Conners navegó con cierto sentido de simplicidad para concluir el jueves con una primera ronda de 67 impactos, cinco bajo par, y una ventaja de ...

En medio del viento y el caos en la Isla Kiawah, Corey Conners navegó con cierto sentido de simplicidad para concluir el jueves con una primera ronda de 67 impactos, cinco bajo par, y una ventaja de dos golpes en la cima del Campeonato de la PGA.

El canadiense logró birdies en todos los par 5. Embocó un par de putts largos para birdie. Cedió apenas un golpe y, en general, su tarjeta lució tan tranquila como una caminata por la playa.

Él, sin embargo, no se sintió así. En lo absoluto.

Diría que es imposible relajarse en este campo de golf, dijo Conners. No puedes dormirte en ninguno de estos hoyos. Es muy desafiante. Tuve fortuna de tener un buen día. Intenté tener una mentalidad lo más relajada posible.

Con el viento en contra en los últimos cinco hoyos, el jugador de 29 años cerró la desafiante recta final en 2 bajo par, uno de esos birdies con un putt de 55 pies.

Cerró con ventaja de dos golpes sobre media docena de jugadores. El grupo de perseguidores incluye a Brooks Koepka, quien inició su jornada con un doble bogey pero evitó los problemas el resto del día; y Cameron Davis, quien se sobrepuso a un triple bogey en la sexta bandera.

Keegan Bradley, Viktor Hovland, Aaron Wise y Sam Horsfield firmaron también 69 golpes. Los siete jugadores debajo de 70 fueron la menor cantidad para una primera ronda del Campeonato de la PGA desde que hubo cinco en Hazeltine en 2002.

Definitivamente sabía en mi preparación que era posible tener una ronda decente aquí y tirar una ronda de 5 o 6 bajo par, dijo Conners. Así que inicié mi día pensando '¿Por qué no yo?' Hay algunos birdies ahí.

Nadie los necesitó más que Koepka, una importante presencia en condiciones extremas. Un hoyo después de iniciar el segundo major del año, tenía motivos para preocuparse más por lo que pasaba por su cabeza que por las molestias en su rodilla derecha.

Su primer tiro de salida en el 10mo hoyo fue tan malo que no pudo superar por completo la zona áspera del recorrido. Koepka intentó hacer demasiado en su segundo impacto desde la arena y apenas pudo mover la pelota. Eso resultó en un doble bogey con la peor parte del Ocean Course aún frente a él.

La situación fue similar para Phil Mickelson, de 50 años. Firmó cuatro bogeys en sus primeros seis hoyos, pero compensó con birdies y pares exclusivamente durante el resto del recorrido para unirse a un gran contingente de jugadores con ronda de 70, en el que se incluye al campeón defensor Collin Morikawa y al exganador del U.S. Open, Gary Woodland.