Mickelson inicia el Wells Fargo en la cima

Han pasado nueve meses desde la última vez que Phil Mickelson terminó entre los mejores 20. Parece que esta racha está a punto de terminar en el Wells Fargo Championship.

Han pasado nueve meses desde la última vez que Phil Mickelson terminó entre los mejores 20. Parece que esta racha está a punto de terminar en el Wells Fargo Championship.

El golfista de 50 años mantuvo su concentración el jueves en el Quail Hollow y dominó el campo para terminar con 64 golpes, siete bajo par.

Tomó así una ventaja de dos tiros en la primera ronda. Siete de sus ocho birdies llegaron con putts de más de cinco pies.

Mickelson consiguió cinco birdies en un tramo de seis hoyos en los últimos nueve. Terminó con dos birdies y una salvada para par en el hoyo nueve.

Ésta fue su mejor ronda desde que tuvo 63 en el segundo día del Travelers Championship en junio.

El zurdo no pasó el corte la semana pasada en el Valspar Championship y reconoció que se sentía preocupado tras perder la concentración y fallar tiros durante varios periodos en una ronda. Eso no fue problema en el Quail Hollow, un campo que ama por su mezcla de birdies y hoyos más complicados.

Lo más importante para mi fue que me pude mantener en el presente y enfocarme en cada tiro, reconoció Mickelson. Mi mente ha estado divagando.

K.H. Lee terminó con 66 en la mañana, mientras que Keegan Bradley, quien fue subcampeón en Innisbrook, tuvo otro 66 en la tarde.

El grupo de 67 incluyó al excampeón del U.S. Open Gary Woodland, Tommy Fleetwood y Keith Mitchell.

Mickelson atribuyó la diversión al grupo con el que jugó, conformado por Joel Dahmed (68) y Lanto Griffin, quien debió esforzarse para terminar con 75 cuando intenta asegurar su lugar en el Abierto de Estados Unidos.

Rory McIlroy, dos veces campeón del Well Fargo, inició con un 72. Intenta llegar al fin de semana por primera vez desde Bay Hill hace dos meses.

El ganador del U.S. Open Bryson DeChambeau se anotó birdies en dos de sus últimos tres hoyos para terminar con 70. El español Jon Rahm incurrio en ocho bogeys en su primer torneo desde el Masters y firmó un 76.

Los latinoamericanos mejor ubicados fueron el mexicano Abraham Ancer y el puertorriqueño Rafael Campos, con sendas tarjetas de 69 golpes, dos bajo par.