Versión: Hotel albergará a atletas olímpicos con COVID-19

Los deportistas que durante los Juegos Olímpicos de Tokio presenten síntomas de COVID-19 podrían quedar aislados en un hotel asignado para ese fin por los organizadores de las justas.

Los deportistas que durante los Juegos Olímpicos de Tokio presenten síntomas de COVID-19 podrían quedar aislados en un hotel asignado para ese fin por los organizadores de las justas.

La agencia noticiosa japonesa Kyodo informó el domingo que los organizadores reservarán 300 habitaciones en un hotel situado cerca de la Villa Olímpica. La agencia citó a funcionarios no identificados con conocimiento del plan.

Las habitaciones serán para deportistas y otros participantes que no necesiten ser hospitalizados. Las medidas reflejan el riesgo de montar los Juegos Olímpicos y Parolímpicos durante una pandemia.

Los Juegos serán inaugurados el 23 de julio y afrontan una fuerte oposición en el país. Según encuestas, un 80% de los japoneses prefieren que sean cancelados o postergados otra vez.

La cita de verano convocará a unos 15.000 atletas procedentes de más de 200 naciones y territorios, así como miles de dirigentes, jueces y medios de prensa.

Se prohibió la presencia de espectadores procedentes del extranjero.

Los organizadores aún no ha fijado la capacidad máxima en las sedes, decisión que ha complicado por un incremento de los contagios en Osaka, Tokio y otras ciudades.

Tokio pondrá en vigencia el lunes restricciones más fuertes para contener la propagación del viernes. El gobernador de Tokio ordenó que los bares y restaurantes cierren más temprano.

Poco más de un millón de personas, el equivalente a menos del 1% de su población, han recibido la primera de las dos dosis de la vacuna.

La campaña de inoculaciones comenzó en febrero con los trabajadores médicos. Está previsto que las personas mayores reciban su dosis entre la próxima semana y finales de junio. El resto de la población podría tener que esperar hasta julio, lo que hace casi imposible que la nación alcance la llamada inmunidad de rebaño antes de la inauguración de los Juegos el 23 de julio.

Japón ha atribuido menos de 9.500 decesos al COVID-19, una cifra que es considerada como buena al compararla con el resto del mundo, pero por debajo de los estándares de la mayoría de países asiáticos.