Expúgil Maravilla Marvin Hagler fallece a los 66 años

Maravilla Marvin Hagler derrotó a Thomas Hearns en un épico combate de menos de ocho minutos de duración y que aún perdura en los anales del boxeo.

Maravilla Marvin Hagler derrotó a Thomas Hearns en un épico combate de menos de ocho minutos de duración y que aún perdura en los anales del boxeo.

Dos años después fue tanto su disgusto por perder por decisión dividida ante Sugar Ray Leonard -en un robo de los jueces, según él- que no volvió a pelear jamás.

Hagler, uno de los grandes pesos medianos en la historia del boxeo, falleció el sábado a los 66 años. Su esposa, Lay, anunció la muerte de Hagler en una ´página de Facebook dedicada a los seguidores del púgil.

Lamento hacer un anuncio muy triste, escribió. Desafortunadamente hoy mi amado esposo Maravilla Marvin falleció imprevistamente en su casa aquí en Nueva Hampshire. Nuestra familia les solicita que respeten nuestra privacidad en estos momentos difíciles.

Hagler peleó en los más grandes escenarios del pugilismo contra grandes nombres cuando él, Leonard, Hearns y el panameño Roberto Durán dominaban las categorías de peso mediano durante la época dorada del boxeo en la década de 1980.

El púgil, callado y de apariencia taciturna, escenificó 67 peleas en más de 14 años como profesional salido de Brockton, Massachusetts. Terminó con foja de 62-3-2 incluidos 52 nocáuts.

Si abren mi cabeza pelona encontrarán un gran guante de oro de boxeo, declaró Hagler alguna vez. Es todo lo que soy. Lo vivo.

Hagler era inconfundible en el cuadrilátero, peleaba con guardia zurda y le brillaba la calva en su cabeza con los reflectores. Fue impetuoso y despiadado, derrotó a rival tras rival en un periodo de ocho años que dio inicio con un controvertido empate contra Vito Antuofermo en 1979 del que después se cobraría venganza.

Hagler nació en Newark, Nueva Jersey, y se mudó con su familia a Brockton a finales de la década de 1960. Lo descubrieron como púgil aficionado los hermanos Petronelli, Goody y Pat, que dirigían un gimnasio en Brockton, y lo entrenaron toda su carrera profesional.

Hagler fue consagrado en el salón Internacional de la Fama del Boxeo y en el Salón Mundial de la Fama del Boxeo en 1983.