Otra exhibición de Haaland, Dortmund avanza a cuartos

Erling Haaland firmó otro doblete para que el Borussia Dortmund se clasificase a los cuartos de final de la Liga de Campeones tras un ríspido empate 2-2 con el Sevilla el martes.

Erling Haaland firmó otro doblete para que el Borussia Dortmund se clasificase a los cuartos de final de la Liga de Campeones tras un ríspido empate 2-2 con el Sevilla el martes.

Haaland elevó a 10 su cuenta de goles en el torneo, y el Dortmund certificó su pase al imponerse 5-4 en el marcador global. El club de la Bundesliga salió victorioso 3-2 en la ida de la eliminatoria de octavos de final en Sevilla, donde Haaland también facturó dos veces.

El delantero noruego acumula 20 goles en apenas 14 partidos en el torneo cumbre a nivel de clubes en Europa en su joven carrera.

Estoy agotado, pero estar en la próxima ronda me hace sentir fenomenal, dijo Haaland.

Youssef En-Nesyri le puso emoción a los últimos minutos con un par de goles para el Sevilla.

Los visitantes salieron como tromba desde el vamos, encerrando al Dortmund durante la primera media hora. Lucas Ocampos exigió al arquero del Dortmund Marwin Hitz y luego el extremo argentino tiró un caño ante Emre Can para habilitar a Suso, quien remató desviado.

Mientras los zagueros del Dortmund trabajaban a destajo para despejar balones, el conjunto local capitalizó un despiste del Sevilla en una salida y Haaland anotó a los 35 al culminar un contragolpe en la primera acción de peligro del Dortmund.

La frustración del Sevilla creció y el Dortmund se sintió más a gusto tras el gol.

Con gran precisión y fuerza, Haaland gritó gol tras la reanudación. En una loca secuencia, el videoarbitraje anuló la anotación por una falta previa del noruego sobre Fernando. Pero al mismo tiempo el árbitro pitó un penal previo de Jules Koundé. Bono contuvo el primer lanzamiento de Haaland, pero se tuvo que repetir por la posición incorrecta del portero marroquí.

En un segundo intento, Haaland no falló y lo celebró con el mismo que gesto que Bono había tenido hacia él en el primer remate. Varios jugadores del Sevilla salieron a encararse con el delantero y el colegiado Cí¼neyt í‡akır tuvo que intervenir para apaciguar los ánimos. Haaland recibió una tarjeta amarilla.

El karma es así, dijo Haaland. "Fallé el primero y Bono se burló. Volví a rematar, lo marqué y él ya no se burló. Cuando me gritó en la cara en el primer penal, pensé que no podía fallar otra vez y eso fue lo que pasó, así que genial.

El Sevilla no bajó los brazos y descontó a los 69 cuando Luuk de Jong fue derribado por Emre Can y En-Nesyri cobró el penal. El marroquí añadió su segundo en los descuentos, demasiado tarde para voltear el marcador.

Creo que hicimos un partido casi perfecto, pero quedamos fuera, se lamentó Ocampos. El duelo exigía personalidad, pero no se pudo.