Arrestan a barras en Serbia por 'delitos monstruosos'

La policía de Serbia allanó los estadios de los dos clubes de fútbol más importantes del país tras arrestar a 17 individuos acusados de vínculos con grupos de hinchas acusados de crimen organiza...

La policía de Serbia allanó los estadios de los dos clubes de fútbol más importantes del país tras arrestar a 17 individuos acusados de vínculos con grupos de hinchas acusados de crimen organizado, tráfico de drogas y homicidios.

Agentes de la policía, fuertemente armados, ordenaron evacuar a todo aquel que estuviera trabajando en los alrededores de los estadios de Partizan y Estrella Roja en Belgrado. Los entrenamientos de los equipos fueron suspendidos debido a las redadas.

La policía informó que los individuos detenidos se escondían detrás de una organización de hinchas de Partizan, pero son responsables de una serie de delitos monstruosos perpetrados en los últimos 10 años.

Ellos no son hinchas de fútbol, son criminales, dijo el comandante de la policía Ninoslav Cmolic.

La prensa serbia informó que Veljko Belivuk, líder de la barra de Partizan, es uno de los detenidos. A Belivuk se le había vinculado previamente a actividades criminales, pero había logrado esquivar la cárcel por sus vínculos con políticos.

Belivuk, quien fue acusado pero nunca sentenciado por el asesinato de un hincha rival de Estrella Roja en un club nocturno de Belgrado en 2015, habría sido detenido cuando trataba de incendiar un automóvil que habría sido usado en una reciente actividad criminal.

El ministro del Interio Aleksandar Vulin afirmó que Serbia es un país serio que no tolerará la creación de un clan criminal que cree que está por encima del estado.

Más de una docena de prominentes miembros de las barras han sido asesinados en años recientes.

Serbia tiene un largo historial de tolerar grupos violentos de hinchas en el fútbol, lo que ha derivado en despliegues nacionalistas en los estadios.

Durante las guerras de los Balcanes en la década de los 90, muchos de los hinchas violentos se unieron a grupos de paramilitares que fueron acusados de cometer crímenes de guerra contra otros grupos étnicos en la ex Yugoslavia.

Con el regreso de los populistas al poder en Serbia hace ocho años, los grupos de hinchas de extrema derecha suelen ser vistos en manifestaciones a favor del gobierno. A cambio, los hooligans recibieron el visto bueno para proceder con sus actividades ilegales.