Wolverhampton vence apenas a club de 6ta división

frente a un conjunto de sexta división, cuyos jugadores se dedican a otras actividades para ganarse la vida.

frente a un conjunto de sexta división, cuyos jugadores se dedican a otras actividades para ganarse la vida.

El disparo espectacular de larga distancia ejecutado por el portugués Vitinha a los 12 minutos dio a los dirigidos por Nuno Espírito Santo el triunfo apretado el viernes, para avanzar a los octavos de final de la Copa de la FA.

Los Wolves lucieron inofensivos al ataque, en contraste con el equipo modesto del norte de Inglaterra.

De manera increíble, el arquero John Ruddy, de Wolverhampton, fue uno de los jugadores más ocupados durante la noche. Le hicieron cinco disparos a puerta, y debió desviar por encima un cabezazo de Andy Halls, quien es kinesiólogo.

Y salvo por la ausencia del mexicano Raúl Jiménez, quien sigue marginado por una fractura craneal, este plantel de Wolverhampton no estaba tan diezmado de inicio. La alineación incluyó al portugués Fabio Silva, fichaje récord del club, que lo adquirió por 40 millones de euros.

La pandemia derivó en que sólo ciertos aficionados pudieron atisbar el partido ”trepados en muros cercanos a las casas que rodean el estadio, provisto de un solo graderío.