Duelo de técnicos anima final argentina de la Sudamericana

Uno fue un delantero convocado a tres Copas Mundiales y brilló en clubes de Europa. El otro fue un volante cuya promisoria carrera fue truncada por una lesión en la rodilla que le forzó a retirarse...

Uno fue un delantero convocado a tres Copas Mundiales y brilló en clubes de Europa. El otro fue un volante cuya promisoria carrera fue truncada por una lesión en la rodilla que le forzó a retirarse prematuramente.

Al mando de dos clubes de la periferia sur de Buenos Aires, el duelo entre Hernán Crespo y Luis Zubeldía ofrece un atractivo adicional a la final de la Copa Sudamericana, la cual pondrá en primer plano a la nueva camada de técnicos argentinos.

Crespo, con Defensa y Justicia, y Luis Zubeldía, en Lanús, comandarán el sábado por la tarde a sus equipos en el estadio Mario Kempes de Córdoba, en el centro del país.

Será la primera final de un torneo intercontinental en Sudamérica desde la pandemia de coronavirus y se jugará sin público en las gradas. La de la Copa Libertadores, la cita cumbre de la CONMEBOL, se dirimirá una semana después y enfrentará a los brasileños Palmeiras y Santos en el Maracaná de Río de Janeiro.

Defensa apenas debutó en la primera división de Argentina en 2014. El Halcón ha sido el conjunto revelación de la Sudamericana, certamen en el que terminó como consuelo tras quedar tercero en su grupo de la Libertadores luego de perder 2-1, víctima de un agónico gol, ante Santos en la última fecha.

Habitual actor de la liga argentina, Lanús ya ha saboreado las mieles de una consagración internacional. El Granate conquistó la Sudamericana en 2013 y también alzó la Copa CONMEBOL en 1996.

Será un duelo entre dos conjuntos de una propuesta ofensiva.

Crespo, de 45 años, y Zubeldía, de 40, son algunos de los técnicos jóvenes que la han dado nuevos bríos al fútbol argentino.

Tras una trayectoria como jugador que le llevó a perforar redes en el Inter de Milán, Parma y Lazio, Crespo emprendió su carrera como entrenador, primero en Italia con Modena en 2015 para luego asumir la dirección de Banfield en Argentina. Apenas lleva un año al frente de Defensa, un club modesto y cuyo estadio no excede los 20.000 espectadores en aforo.

Yo soy la cara visible, pero sin los jugadores no llegamos a ningún lado, dijo Crespo luego de sacar el pase a la final al eliminar a Coquimbo de Chile en las semifinales. Estamos todos juntos escribiendo una página importante de la institución, pero hay páginas por completar, esto continúa".

El nombre de Crespo ha sonado para llenar la vacante en la selección de Chile. También se le ha mencionado como sucesor de Marcelo Gallardo si éste decida cerrar su ciclo en River Plate.

En la final, Defensa apostará por su dotación de volantes. Uno de ellos es Valentín Larralde, el cerebro creativo de 20 años que tuvo un gran desempeño en la semifinal. Y adelante cuentan con Braian Romero, el máximo goleador del certamen con nueve conquistas y que viene de firmar una tripleta en la victoria 4-2 ante Coquimbo en la vuelta de la semifinal.

Lanús dejó en el camino a otro argentino, Vélez Sarsfield, en una semifinal que saldó con un 4-0 en el global. El veterano José Sand, Nico Orsini y Lautaro Acosta conforman el tridente ofensivo del Granate. Pero Acosta no podrá jugar por suspensión y Pedro De La Vega, volante creativo, podría cargar con un mayor peso adelante.

Un dato curioso es que Zubeldía es apenas seis meses más joven que Sand. Después de jugar en varias categorías de las selecciones juveniles de Argentina, Zubeldía se tuvo que retirar cuando tenía apenas 23 años. Incursionó en los banquillos y tenía 27 cuando debutó como técnico de la primera división argentina con Lanús, para luego dirigir a diversos clubes en España (Alavés), México (Santos Laguna), Colombia (Independiente Medellín) y Ecuador (Liga de Quito), entre otros.