Tenistas en cuarentena tratan de entrenar en Australia

Sin forma de salir, los tenistas en cuarentena en Melbourne buscaban formas de mantenerse en forma dentro de sus habitaciones de hotel mientras se preparaban para el Abierto de Australia.

Sin forma de salir, los tenistas en cuarentena en Melbourne buscaban formas de mantenerse en forma dentro de sus habitaciones de hotel mientras se preparaban para el Abierto de Australia.

Angelique Kerber, que ganó el Abierto de Australia en 2016, pasó su cumpleaños en cuarentena el lunes. Otros años había pasado el día jugando o preparándose para partidos en las últimas rondas del torneo.

Esta vez, dado que el Grand Slam que abre la temporada no empieza hasta el 8 de febrero debido a las restricciones a los viajes asociadas a la pandemia del COVID-19, tuvo que conformarse con un mensaje compartido en medios sociales por los organizadores del Abierto de Australia para celebrar la ocasión.

Kerber está entre los 72 jugadores que cumplen un estricto confinamiento de 14 días después de que se detectaran cinco positivos en coronavirus en los pasajes de los vuelos arrendados que llevaron a casi 1.200 tenistas, entrenadores, autoridades y periodistas a Melbourne para un torneo que tenía fama de alegre.

Eso implica que los jugadores afectados no podrán salir de sus habitaciones de hotel para entrenar durante 14 días, creando un periodo de preparación al torneo con dos velocidades. Los que cumplen un régimen de cuarentena menos riguroso podrán entrenar cinco horas al día.

Estas sesiones al aire libre comenzaron el lunes en Melbourne. Los jugadores de un grupo más pequeño de jugadores que aterrizó en Adelaida, la capital de Australia del Sur, y que incluye a Serena Williams, Naomi Osaka, Novak Djokovic y Rafael Nadal, también pueden entrenar siguiendo con el protocolo de seguridad.

Tenistas como Yulia Putintseva y Belinda Bencic se quejaron en un principio en medios sociales de haber sido mal informadas sobre las normas de cuarentena, pero han encontrado formas de entrenar en interior, como lanzar pelotas contra la pared y las ventanas o con otros métodos curiosos de ejercitarse.

Las fronteras internacionales de Australia están prácticamente cerradas, aunque se hacen excepciones en circunstancias especiales. Todos los recién llegados deben hacer una cuarentena obligatoria. Cada estado de Australia tiene sus propias restricciones fronterizas y de desplazamientos, que pueden cambiar con rapidez.

El estado de Victoria, que tiene Melbourne como su capital, registró 810 de las 909 muertes por COVID-19 en Australia, la mayoría durante una segunda oleada de contagios hace tres meses que supuso toques de queda y cuarentenas para la ciudad.