Belichick no recibirá Medalla Presidencial después de todo

El entrenador en jefe de los Patriots de Nueva Inglaterra Bill Belichick informó el lunes que no recibirá la Medalla Presidencial de la Libertad, señalando que permanecer fiel a las personas, al eq...

El entrenador en jefe de los Patriots de Nueva Inglaterra Bill Belichick informó el lunes que no recibirá la Medalla Presidencial de la Libertad, señalando que permanecer fiel a las personas, al equipo y al país que amo sobrepasa los beneficios de cualquier premio individual.

En un comunicado de un párrafo, el coach seis veces campeón del Super Bowl no especificó el motivo por el que rechazó la oferta del presidente Donald Trump, y en su lugar explicó que se tomó la decisión de no proseguir con el premio tras la toma violenta del Capitolio la semana pasada.

Recientemente se me ofreció la oportunidad de recibir la Medalla Presidencial de la Libertad, lo que es un elogio por el honor que representa y la admiración de quienes la han recibido antes, dijo el coach en su comunicado, que le fue enviado a The Associated Press por el equipo.

Subsecuentemente, ocurrieron los eventos trágicos de la semana pasada y se tomó la decisión de no proseguir con el premio. Por sobre todas las cosas, soy un ciudadano estadounidense con un enorme respeto por los valores de nuestra nación, la libertad y la democracia. Sé que también represento a mi familia y al equipo de los Patriots de Nueva Inglaterra.

A pesar de que se describe como apolítico, Belichick le escribió una carta a Trump durante su campaña presidencial de 2016 que el candidato leyó en voz alta durante un acto de campaña en los días previos a la elección. Belichick ha dicho en ocasiones anteriores que ambos son amigos.

Trump anunció el sábado que le otorgaría a Belichick el máximo reconocimiento civil esta semana como parte de una serie de presentaciones en las que también se incluía a tres golfistas: Annika Sorenstam, Gary Player y la difunta Babe Zaharias.

Sorenstam y Player aceptaron el reconocimiento en una ceremonia privada un día después de los disturbios en el Capitolio.