Alza en contagios frena exhibición de antorchas olímpicas

o cancelados.

o cancelados.

Las autoridades sanitarias de Japón han atribuido cerca de 3.500 decesos al COVID-19, una cifra moderada en cuanto al control del virus para un país de 125 millones de habitantes.

El Comité Olímpico Internacional, con sede en Suiza, y los organizadores locales han reiterado que los Juegos Olímpicos no serán aplazados de nuevo y serían cancelados en caso de no poder realizarlos esta vez.

Japón ha invertido al menos 25.000 millones de dólares en la organización de los Juegos Olímpicos, y el COI depende de la venta de derechos de transmisión para casi tres cuartas partes de sus ingresos.

Por los Juegos Olímpicos y Paralímpicos ingresarían a Japón más de 15.000 deportistas provenientes de 205 países y territorios, además de decenas de miles de oficiales, árbitros, jueces, administradores, invitados especiales, patrocinadores y personal de los medios. Se desconoce si será permitida la presencia de público o si aficionados extranjeros podrán entrar al país. Los organizadores han sido poco claros al respecto y aseguran que tales decisiones serán anunciadas hasta la primavera.

En un comunicado, el gobierno metropolitano de Tokio indicó que la exhibición de las antorchas sería suspendida a partir del jueves. La exhibición no incluye la llama olímpica. El gobierno de Tokio explicó que la cancelación se mantendrá al menos hasta el 29 de enero.

El estado de emergencia impuesto para la población de Tokio y tres prefecturas vecinas estará en vigor hasta la primera semana de febrero, lo que conlleva la postergación de otras exhibiciones planeadas de las antorchas.

El inicio del recorrido de la antorcha está planeado para el 25 de marzo e incluiría a 10.000 portadores a lo largo de cuatro meses. La seguridad de este plan está siendo cuestionada. Se planteó cancelar los relevos pero esa idea se quedó descartada, con los patrocinadores Toyota y Coca-Cola muy involucrados en la promoción del recorrido de la antorcha.