Liverpool cae 1-0 en Southampton para acentuar mala racha

luego de empates sucesivos ante West Bromwich Albion y Newcastle. Se aferran al liderato en virtud de una mejor diferencia de goles sobre el Manchester United, que tiene un partido pendiente.

luego de empates sucesivos ante West Bromwich Albion y Newcastle. Se aferran al liderato en virtud de una mejor diferencia de goles sobre el Manchester United, que tiene un partido pendiente.

Ings, cuyo paso en Liverpool entre 2015-18 estuvo plagado por las lesiones, elevó el balón por encima del arquero Alisson Becker, clavándolo al segundo palo tras un tiro libre cobrado por James Ward-Prowse.

A partir de ahí, el duelo fue de un feroz asedio de los visitantes, pero Southampton resistió firme. Liverpool no pudo anotar goles en partidos sucesivos por apenas segunda ocasión en el ciclo de cinco años del técnico Jurgen Klopp.

Tal es la falta de pegada de Liverpool en este tramo de la campaña que apenas acumulan siete remates a puerta en los últimos tres partidos.

Southampton llegó diezmado, con varios titulares ausentes. El arquero Alex McCarthy (coronavirus), el volante de contención Oriol Romeu (dolencia muscular) y el delantero Che Adams (conmoción cerebral) acompañaron al central Jannik Vestergaard en la lista de bajas.

Pero los Saints se apuntaron una notable victoria para situarse en el sexto puesto de la clasificación.

Apenas cuatro puntos separan a Liverpool del séptimo Everton. West Ham, décimo en la tabla, se encuentra a siete puntos de la cima tras casi la mitad de la temporada.