Jets despiden a su entrenador Gase, tras 2 años de fracasos

Los Jets de Nueva York destituyeron el domingo a su entrenador Adam Gase, con lo que pusieron fin a una gestión decepcionante que abarcó dos temporadas con foja negativa.

Los Jets de Nueva York destituyeron el domingo a su entrenador Adam Gase, con lo que pusieron fin a una gestión decepcionante que abarcó dos temporadas con foja negativa.

Contratado por los Jets en enero de 2019, Gase acumuló un récord de 9-23 con Nueva York, incluido un comienzo de 0-13, en la presente campaña, que fue el peor en la historia de la franquicia.

Ese inicio eclipsó incluso al del plantel de 1996, que fue de 0-8 y terminó con 1-15. Muchos consideran que aquel equipo es el peor que han tenido los Jets en su historia.

La destitución fue anunciada por el equipo horas después de que Nueva York cayó por 28-14 en Nueva Inglaterra, para concluir la temporada en 2-14, el segundo peor registro en la historia de la franquicia.

Aunque mi intención sincera era traer estabilidad a la organización, especialmente a nuestros puestos de liderazgo, está claro que la mejor decisión para los Jets es avanzar en una dirección diferente, dijo el presidente y director general del equipo, Christopher Johnson, mediante un comunicado emitido por Nueva York.

Gase, de 42 años, llegó a Nueva York como un mentor en el que se tenían altas expectativas sobre su trabajo con el joven quarterback Sam Darnold, a fin de que diera el siguiente paso en su desarrollo y comandara un mejor ataque de los Jets.

Nada de eso se materializó.

En su tercera temporada, Darnold retrocedió en vez de avanzar. Fue marginado del plantel en dos ocasiones por dolencias en el hombro derecho.

El ataque, devastado por las lesiones en el inicio de la campaña, fue un modelo de ineptitud. Los Jets tuvieron problemas hasta las últimas semanas de la campaña para montar una ofensiva competitiva.

Gase cedió incluso la definición de las jugadas de ataque al coordinador Dowell Loggains durante un tiempo, en un intento desesperado por mejorar la situación.

El mes pasado, Gase asumió la responsabilidad por no ayudar a que Darnold creciera. Reconoció que había decepcionado a los Jets y a Johnson.

Al final, esto se trata de ganar, dijo. No lo hemos hecho.