Sentencian a 2 rusos por agredir a inglés a Eurocopa 2016

Dos rusos recibieron condenas el lunes por haber discapacitado permanentemente a un aficionado británico de fútbol en el sur de Francia durante la Eurocopa de 2016.

Dos rusos recibieron condenas el lunes por haber discapacitado permanentemente a un aficionado británico de fútbol en el sur de Francia durante la Eurocopa de 2016.

Pavel Kosov, hincha del Spartak de Moscú, fue sentenciado a 10 años de prisión, mientras que Mikhail Ivkin recibió una pena de tres años tras las rejas. Ambos fueron enjuiciados en la ciudad portuaria de Marsella, en el sur de Francia, acusados de violencia colectiva con armas que condujo a dolencia permanente. Los dos han permanecido en prisión en Francia desde marzo de 2018.

Los dos rusos atacaron a Andrew Bache, de 55 años, durante la Eurocopa en junio de 2016. Harry, hijo de Bache, representó a su padre en la corte y enfrentó a los agresores de su parte. El abogado de Andrew, Olivier Rosato, dijo que la agresión dejó a su cliente discapacitado severamente y por ello no pudo regresar a Marsella.

Es una decisión que no satisface a la familia. Ellos querían que la sentencia para Kosov fuera dura porque fue el primero en golpear a Andrew, y lo hizo llegando por detrás, lo que causó que su cabeza se estrellara contra el piso, que era de granito, detalló Rosato a The Associated Press.

Rosato agregó que a los dos agresores también se les ha prohibido regresar a Francia una vez que cumplan sus sentencias.

Testigos del incidente indicaron que vieron a Bache ser agredido por hooligans y haber recibido tres o cuatro fuertes golpes a la cabeza, incluso estando tirado en el piso.

Los disturbios en el distrito del Puerto Viejo de Marsella duraron varios días, tanto antes como después de un partido entre Inglaterra y Rusia.

La policía disparó gas lacrimógeno y usó cañones de agua contra los aficionados rivales que causaban disturbios en distintos puntos de la ciudad en un intento infructuoso de desatar la violencia que las autoridades dijeron dejó varias personas lesionadas.

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, dijo en ese entonces que una vez más, al igual que en los últimos 30 años, un torneo internacional de fútbol ha sido escenario de choques entre personas violentas que afirman ser aficionados de sus selecciones nacionales.