Gómez y el VAR salvan a Uruguay, que vence 2-1 a Chile

El último cambio de Oscar Tabárez terminó siendo la salvación de Uruguay para una victoria agónica y teñida de polémica.

El último cambio de Oscar Tabárez terminó siendo la salvación de Uruguay para una victoria agónica y teñida de polémica.

Cuando la Celeste se resignaba a un punto, tras verse sometida por el visitante Chile durante la segunda parte, Máxi Gómez aprovechó un rebote y anotó el gol del triunfo en en el arranque de las eliminatorias sudamericanas de la Copa Mundial.

En el tercer minuto de descuento, la pelota llovió sobre el área de Chile, donde su zaguero Francisco Sierralta despejó de cabeza frente al asedio de Luis Suárez. Pero la dejó picando en la medialuna, donde Gómez la amansó con el pecho y definió con un disparo rastrero. El delantero del Valencia había ingresado apenas seis minutos antes por Brian Rodríguez.

Y así Uruguay se embolsó sus primeros tres puntos, en un partido en que Chile le tuvo contra las cuerdas. También un trámite en el que los visitantes salieron inconformes por el uso del videoarbitraje.

Tras quedar a una victoria de llegar a las 100 como técnico de Uruguay, el Maestro Tabárez expresó alivio por salir airoso en el primero de los 18 partidos que su selección disputará en el maratón hacia Qatar 2022.

Esto es clasificar, es por puntos, y los puntos son por los resultados de los partidos, declaró Tabárez, de 73 años y en su quinta década dirigiendo a Uruguay. "Y más allá de los merecimientos, de los errores, el equipo más allá de que fue superado en algún momento, no se cayó nunca, siguió buscando.

Una joya de gol de Alexis Sánchez a los 54 había establecido un empate transitorio para la Roja, luego que Uruguay se adelantó a los 39 mediante un polémico penal ejecutado por Suárez tras una consulta al VAR.

Sin palabras, respondió lacónicamente Reinaldo Rueda, el técnico colombiano de Chile.

El penal a favor de Uruguay no fue la única acción con el VAR que dejó a los chilenos contrariados. A cinco minutos del final, la tecnología fue utilizada para revisar una mano del defensor uruguayo Sebastián Coates, que no acabó siendo sancionada con la pena máxima.

En un estadio Centenario sin público debido a las medidas de prevención contra la pandemia de coronavirus, el choque mostró dos caras: dominio de Uruguay en el primer tiempo y el repunte de Chile en el complemento.

La Roja no se amilanó con el marcador adverso y tejió un gol de magnífico trabajo colectivo. Eduardo Vargas y Charles Aránguiz se combinaron por la banda derecha, el último bajó el balón con el pecho para luego ceder a Sánchez. El delantero del Inter de Milán le ganó las espaldas a la defensa de la Celeste y definió con un impecable remate cruzado de derecha.

Con el paso de los minutos, Chile se enseñoreó ante un Uruguay desdibujado.

Fue un vuelco de 180 grados con respecto a la primera mitad, en el que las prestaciones de un imperial Rodrigo Bentancur en el mediocampo dieron vuelo a los anfitriones. La Celeste dio el primer aviso a los 10 minutos con un remate de Federico Valverde que fue despedido por el travesaño.

Uruguay abrió la cuenta con la inédita intervención del VAR en las eliminatorias sudamericanas.

La tecnología terció para interpretar que el zaguero chileno Sebastián Vegas tocó el balón con la mano dentro del área. En una barrida, según se apreció en las imágenes, la pelota pegó primero en la pierna de Vegas y luego en el brazo.

Acabó señalándose el penal y Suárez, goleador histórico de Uruguay, se encargó de cobrarlo con un impecable disparo a la izquierda, batiendo al arquero chileno Gabriel Arias.

Después del descanso, Chile invirtió los papeles y rozó la que hubiera sido su primera victoria en territorio uruguayo por las eliminatorias. La polémica quedó flotando tras una acción postrera en la que no se sancionó la mano de Coates, pese a la revisión del VAR.

Al final, Uruguay salió sonriente gracias al oportunismo de Gómez, que había ingresado apenas seis minutos antes.

La primera presentación de ambos seleccionados en una eliminatoria que fue aplazada durante siete meses por el avance del COVID-19 fue afectada por las ausencias varios titulares fundamentales.

Uruguay echó de menos al delantero Edinson Cavani, José María Giménez y el portero Fernando Muslera.

Los dirigidos por Rueda acusaron las bajas de Claudio Bravo en el arco, así como los defensores Gary Medel, Guillermo Maripán y Mauricio Isla y el volante Erick Pulgar.

La falta de trabajo durante todo este tiempo evidenció falencias de funcionamiento, pero el partido no dejó de ser entretenido por el oficio de ambos.

Felicitar a Chile. El equipo se brindó por entero, dijo Rueda.

El martes, Chile recibirá a Colombia y Uruguay visitará a Ecuador.