Swiatek apaga el sueño de Podoroska en Roland Garros

y Swiatek fue un torbellino.

y Swiatek fue un torbellino.

Jugó realmente bien, dijo Podoroska, oriunda de Rosario, la ciudad natal del astro del fútbol Lionel Messi. No me dejó jugar bien parada en la cancha.

Situada como número 131, Podoroska se convirtió en la mujer con el ránking más bajo en alcanzar la penúltima ronda en Roland Garros. También fue la primera mujer en la era abierta, desde 1968, que alcanzó la instancia tras haber sorteado la fase previa.

Pero la argentina de 23 años no pudo hacer mucho ante una rival que pisó el acelerador a fondo desde el comienzo y no le dio respiro.

No fue hasta el quinto juego del segundo set cuando Podoroska logró quebrar el saque a Swiatek para quedar 4-1 abajo. Pero la polaca quebró de inmediato y procedió a sentenciar la victoria para instalarse en la primera final de un Grand Slam en su carrera.

En la cuenta de disparos ganadores, Swiatek totalizó 23 contra seis de Podoroska.

Como muestra de que nada fue obra de la casualidad para Swiatek, quien escucha Welcome to the Jungle de Guns N™ Roses en sus audífonos al entrar a la pista: venía de eliminar a Simona Halep, la campeona de 2018 y primera cabeza de serie del torneo, por 6-1, 6-2 en la cuarta ronda. Le endosó el mismo marcador a Marketa Vondrousova, la subcampeona de 2019, en el debut.

Swiatek venía subiendo como la espuma, asomándose como futura estrella del tenis, desde hace un par de años.

Se coronó campeona del torneo juvenil de Wimbledon en 2018.

Ahora, Swiatek aspira a un doblete en París. También está en las semifinales del doble femenino, junto a la estadounidense Nicole Melichar. Dispone de la oportunidad de ser la primera jugadora desde Mary Pierce en el 2000 que alza los trofeos de individuales y dobles en París en el mismo año.

Swiatek lo hace con una calidad magistral desde el fondo, anticipándose a las devoluciones y dando mazazos con su raqueta. Esa potencia marcó mucha diferencia en una tarde de mucho viento.

Otra clave del éxito de Swiatek, cuyo padre fue un remero olímpico, es su facilidad para devolver. Quebró cinco veces el servicio de Podoroska. Swiatek afrontó su semifinal promediando 5,4 quiebres por partido.

___

Los redactores Howard Fendrich en Washington y Eric Núñez en Nueva York colaboraron con este despacho.