'Lo dejamos todo': Schwartzman derrota a Thiem en 5 sets

y quebró 10 veces el saque de Thiem.

y quebró 10 veces el saque de Thiem.

Su noveno rompimiento puso a Schwartzman arriba 4-2 en el quinto cuando Thiem dejó un revés en la red. Uno más marcó el punto final.

Thiem llegó con marca de 17-1 en las citas de Grand Slam este año, incluyendo su avance a la final del Abierto de Australia en febrero. También había ganado 26 de sus últimos 30 compromisos en Roland Garros, todas las derrotas ante Rafael Nadal o Novak Djokovic.

Pero todo el esfuerzo de Thiem durante las últimas cinco semanas en Nueva York y París, incluyendo un envite de cinco sets en su anterior partido, pasaron factura en las piernas y la mente.

De entrada ante el argentino, Thiem procuró abreviar puntos con mediocres drop shots.

Siendo honesto, hoy estaba al límite", dijo Thiem, describiéndose como "física y mentalmente al borde".

Schwartzman tomó ventaja varias veces, pero se dejaba remontar siempre por culpa de sus propios errores.

Ganaba 5-4 el segundo set, y estuvo a dos puntos de llevárselo. No pudo.

Sacó para ganar el tercero, arriba 5-3, pero se dejó quebrar sin conseguir un solo punto tras cuatro errores no forzados. Luego, con ventaja 5-4, dispuso de otra bola de set. Y no pudo convertir.

Estuvo al frente 5-4 en el cuarto, con tres bolas de set al sacar con ventaja 5-4. Tampoco pudo capitalizar.

Fue cuando pensé que tal vez no iba ser mi día, dijo Schwartzman.

"En gran parte del partido pude dominar muchos puntos pero en los momentos importantes del segundo y tercer set cometí errores tontos, añadió.

Sin embargo, Thiem tampoco pudo llegar a la meta. Se puso dos veces a un par de puntos de la victorias, al quedar arriba 6-5 en el cuarto set y nuevamente con un 5-5 en el desempate del mismo

Para ganar el partido, debí hacerlo en cuatro sets", dijo Thiem, quien buscaba convertirse en el cuarto hombre en la era abierta, desde 1968, que alcanza al menos las semifinales de París en cinco años sucesivos. Él estaba un poco más fresco y mejor que yo.

Schwartzman quedó a la espera del ganador del choque entre Rafael Nadal, 12 veces campeón del torneo, y el italiano Jannik Sinner.

Una reportera le preguntó si quedaría despierto para ver un Nadal-Sinner, que comenzó pasadas las 10.30 de la noche.

Estaré despierto", dijo Schwartzman, quien derrotó a Nadal en la arcilla de Roma el mes pasado. No se puede dormir después de un partido como este.

___

Los redactores Howard Fendrich en Washington y Eric Núñez en Nueva York contribuyeron con este despacho