Padres busca explorar su ofensiva ante los Dodgers en Texas

en conteo de 3-0 y con ventaja de siete carreras en el octavo inning.

en conteo de 3-0 y con ventaja de siete carreras en el octavo inning.

Aquí es donde nos encendimos, dijo el jardinero derecho Wil Myers, quien pegó grand slam en la primera entrada del segundo juego en Texas, a donde los Padres habían llegado con una racha de cinco derrotas.

Con la postemporada de la Liga Americana jugándose en la casa de Padres y Dodgers a unos 2.200 kilómetros (1.400 millas) de distancia, San Diego y Los íngeles inician su Serie Divisional de la Liga Nacional al mejor de cinco encuentros el martes por la noche en Arlington.

Más allá de los grand slams, la racha ganadora de agosto catapultó a los Padres al segundo lugar de su división. Ahí permanecieron y los Dodgers ganaron su octavo cetro divisional consecutivo, incluyendo los últimos dos enfrentamientos entre ambos hace tres semanas, cuando una barrida de los Padres los hubiera enviado al liderato del sector.

Trent Grisham empató el juego ante Clayton Kershaw en el primer duelo de esa serie el 14 de agosto, posando brevemente y festejando con sus compañeros, antes de que se diera un intercambio de palabras con la caseta de los Dodgers. Los Padres montaron un ataque de cinco carreras una entrada después en la victoria de 7-2 a la que el jardinero de los Dodgers Mookie Betts se refirió como un golpe en la boca al que había que responder.

Lo hablamos entre nosotros. Y, pudimos volver y jugar como siempre lo hacemos, dijo Betts. Definitivamente fue algo positivo. Me alegra que sucediera en ese momento.

Los Dodgers, que eliminaron a Milwaukee en la primera ronda y se coronaron con seis juegos de ventaja en la división, enviarán a la loma a Walker Buehler para el primer juego de la Serie Divisional. Kershaw, originario de Dallas, será el responsable en el segundo partido.

San Diego aún no nombra a un abridor, ni siquiera ha informado si Mike Clevinger (codo) y Dinelson Lamet (bíceps) estarán disponibles luego de perderse la serie de comodines.

Obviamente se trata de dos de sus mejores abridores. Estamos preparándonos para ellos hasta que veamos que no tenemos que hacerlo, dijo el manager de los Dodgers, Dave Roberts.

Sin ellos, los Padres lograron ganar su primera serie de postemporada en 22 años. Se convirtieron en el primer equipo en usar al menos ocho lanzadores en tres juegos seguidos de playoffs.