Con serenidad, Wolff trepa a la cima del US Open

Matthew Wolff es quizá muy joven para entender que debería atinar a los fairways para tener alguna posibilidad de ganar el Abierto de Estados Unidos. O tal vez es tan bueno, que no importa si no cum...

Matthew Wolff es quizá muy joven para entender que debería atinar a los fairways para tener alguna posibilidad de ganar el Abierto de Estados Unidos. O tal vez es tan bueno, que no importa si no cumple con algo tan fundamental.

El californiano colocó sólo dos tiros de salida en los fairways durante la ronda del sábado pero igualó el marcador más bajo de la historia en el complicado campo de Winged Foot durante un major. Entregó una tarjeta de 65 golpes, cinco debajo del par.

Wolff, de 21 años, tomó una ventaja de dos golpes sobre Bryson DeChambeau, de cara a la última jornada.

Ya fuera desde el césped medianamente crecido o desde la maleza más hostil, Wolff siguió haciendo los movimientos adecuados para escapar, dándose buenas oportunidades para birdie. Logró los suficientes para tomar el control de la ronda, mientras muchos más se desplomaban.

Patrick Reed, empatado en la cima a la mitad del recorrido, tampoco pudo encontrar el fairwaw. Pero él sí lo pagó caro, al requerir de 43 golpes para completar sólo los últimos nueve hoyos.

Después de dos hoyos, Reed tenía una delantera de tres golpes. Se marchó del green del 18 con una tarjeta de 77 y una desventaja de ocho impactos.

Collin Morikawa conquistó el Campeonato de la PGA el mes pasado en su primer intento, a los 23 años. Wolff disputa su primer US Open a los 21.

¿Es el siguiente joven que logrará la proeza?

Probablemente voy a ser un poco desagradable. Es el US Open y tengo la ventaja, dijo. Trataré de controlar mis nervios lo más que pueda. Me he colocado en una buena posición. Hice todo lo que pude hasta este punto y, mañana, voy a salir de nuevo. Les prometo que haré mi mejor esfuerzo.

Su acumulado es de 205, cinco bajo par. El último golfista que ganó el US Open en su debut fue Francis Ouimet en 1913.

Aquélla fue también la última ocasión en que el torneo se realizó en septiembre.

DeChambeau pudo haber seguido la misma ruta que Reed, desviando sus tiros a la derecha o a la izquierda y viéndose en la necesidad de salir del terreno áspero.

Abrió con dos bogeys, pero siguió luchando. Recorrió 15 hoyos en los que su peor marcador fue par. Repuntó con dos birdies en las postrimerías, antes de fallar un putt corto para par en el 18.

Así, firmó una tarjeta de 70.

Estará en el grupo final por primera vez en un major, otra vez con mucho silencio, ante la falta de espectadores en el campo.

El US Open comenzó con 21 golfistas debajo del par. Quedaban seis al concluir la actividad del viernes. El grupo se ha reducido a tres, luego que Louis Oosthuizen completó un recorrido eficiente con un 68, que lo tiene en un acumulado de 209, uno bajo par.

El latinoamericano mejor ubicado es el chileno Joaquín Niemann. Entregó una tarjeta de 72 golpes, para un total de 213, tres encima del par.