Isaías causa deslaves e inundaciones en Puerto Rico

el jueves por la tarde y cerca del sureste de Bahamas para el viernes por la mañana.

el jueves por la tarde y cerca del sureste de Bahamas para el viernes por la mañana.

Previamente, Isaías derribó árboles en República Dominicana, donde las autoridades usaron altavoces para solicitar a la población de los barrios pobres que desalojaran sus viviendas al tiempo que se preparan para lo peor de la tormenta. La policía arrestó también a un puñado de surfistas en la capital de Santo Domingo acusados de violar las advertencias por tormenta emitidas por el gobierno.

Mientras tanto, Isaías derribó dejó sin electricidad a más de 400.000 clientes en todo Puerto Rico y sin agua potable a unos 150.000 clientes, de acuerdo con las autoridades. Cuadrillas de trabajadores, por su parte, abrieron las compuertas de una presa que el mes pasado registraba un nivel de agua tan bajo que obligó incluso a los funcionarios a cortar el servicio un día sí y otro no para aproximadamente 140.000 clientes. Los apagones también fueron reportados en las vecinas Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Se reportaron daños menores en diferentes partes de Puerto Rico, donde decenas de miles de personas siguen usando lonas como techos de sus hogares dañados por el huracán María en septiembre de 2017.

El centro de huracanes informó que de momento no se espera que Isaías tome la fuerza de un huracán antes de llegar al territorio continental estadounidense.

Se emitieron alertas de tormenta tropical para Puerto Rico, las Islas Vírgenes de Estados Unidos, las islas de Turcas y Caicos, así como algunas regiones de República Dominicana, Haití y Bahamas.

Se esperaba que Isaías trajera entre 10 y 20 centímetros (de cuatro a ocho pulgadas) de lluvia en Puerto Rico, República Dominicana, el norte de Haití y el este de Cuba. En algunos puntos concretos, esas precipitaciones podrían llegar a máximos de 25 centímetros (10 pulgadas).

El meteoro batió el récord como la novena tormenta con nombre más temprana en el Atlántico, según Phil Klotzbach, investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado. El récord anterior era de Irene, el 7 de agosto de 2005, informó Klotzbach en Twitter.

En lo que va de año, los meteoros Cristóbal, Danielle, Edouard, Fay, Gert y Hanna batieron los correspondientes récords como las tormentas más tempranas del Atlántico para su orden alfabético.