Futbolistas de EEUU buscan posponer juicio sobre equidad

Las futbolistas estadounidenses buscarán posponer un juicio para que una corte de apelaciones revise antes la decisión tomada la semana pasada por un juez, que desechó una denuncia de paga inequita...

Las futbolistas estadounidenses buscarán posponer un juicio para que una corte de apelaciones revise antes la decisión tomada la semana pasada por un juez, que desechó una denuncia de paga inequitativa.

En cambio, el juez federal en el distrito de Los íngeles, R. Gary Klausner, determinó el viernes pasado que eran procedentes los reclamos de las jugadoras sobre condiciones discriminatorias en su trabajo.

Los abogados de las futbolistas presentaron el viernes una moción para que Klausner emita un pronunciamiento definitivo sobre su decisión de desestimar la demanda por inequidad salarial. Ello permitiría que las deportistas llevaran ese caso a la Corte de Apelaciones del noveno circuito federal en San Francisco.

Las jugadoras pidieron que Klausner detenga el juicio, cuyo inicio está previsto para el 16 de junio. La Federación de Fútbol de Estados Unidos no se opuso a las solicitudes, pero tampoco coincidió con las afirmaciones hechas por los abogados de las futbolistas.

Si Klausner firma la orden, un juicio podría posponerse hasta 2021, cuando muy pronto. Ello otorgaría más tiempo para realizar negociaciones en busca de un arreglo bajo la gestión de la nueva presidenta de la Federación, Cindy Parlow Cone, quien fue jugadora de la selección nacional.

Asimismo, se abriría una oportunidad para negociar un acuerdo laboral que reemplace el contrato colectivo de trabajo, el cual expira el 31 de diciembre de 2021.

La paga equitativa implica entregar a las jugadoras lo mismo que a los hombres por ganar un partido. El argumento de que las mujeres reciben una remuneración suficiente si se acercan al monto que obtienen los hombres dado que ganan más del doble de partidos no constituye una paga equitativa, indicó Molly Levinson, vocera de las futbolistas, en un comunicado.

Las jugadoras presentaron su demanda en marzo de 2018, bajo los términos de la Ley de Paga Equitativa y el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964. Exigieron más de 66 millones de dólares como indemnización.

El 1 de mayo, Klauser determinó que las demandantes no pudieron demostrar una discriminación salarial. Por ende, aceptó en parte la moción presentada por la Federación para un juicio parcialmente sumario.

El juez dijo que el sindicato que representaba a las seleccionadas nacionales rechazó una oferta para recibir la misma estructura de paga que los hombres, basada en cada partido, a cambio de tener salarios garantizados y mayores prestaciones, con una estructura diferente de premios.