La Bundesliga estará a prueba por COVID-19

El 16 de mayo, cuando la Bundesliga se reanude en estadios vacíos, el torneo alemán servirá como barómetro para otras ligas de fútbol que fueron paralizadas por el coronavirus.

El 16 de mayo, cuando la Bundesliga se reanude en estadios vacíos, el torneo alemán servirá como barómetro para otras ligas de fútbol que fueron paralizadas por el coronavirus.

La Liga Premier de Inglaterra, la Serie A de Italia y La Liga de España estarán muy pendientes, dado que la Bundesliga afronta una serie de factores de riesgo que podrían precipitar más interrupciones u otra paralización.

La liga alemana asegura que su intención es minimizar el riesgo de contraer el virus. Sin embargo, es consciente de que necesitará estar alerta para completar la temporada en junio, como lo ha previsto.

Cada jornada será una oportunidad de demostrarnos que merecemos tener una siguiente fecha, señaló el director ejecutivo de la liga Christian Seifert el jueves.

CONTAGIOS

El plan de reanudación en Alemania se fundamenta en la realización de pruebas regulares de coronavirus a jugadores y empleados. Será necesario tomar más de 20.000 muestras tan sólo para finalizar la campaña en las dos divisiones principales.

Doce personas, incluidos futbolistas y trabajadores, han dado positivo desde la semana pasada, cuando comenzaron las pruebas en los 36 clubes de esas divisiones. Algunos han arrojado ya un resultado negativo en análisis posteriores.

Las reglas de la liga buscan reducir el riesgo de que los jugadores se infecten y limitar la posible propagación. Se ha pedido que futbolistas y cualquier persona que viva con ellos se abstengan de salir de casa en la medida de lo posible.

Al descender del autobús del club, los jugadores deberán usar mascarillas. No habrá apretones de manos antes del partido.

Pero el plan tiene sus límites. Alemania no está siguiendo el ejemplo de la Liga K de Corea del Sur, que prohibió escupir o conversar cerca de otra persona en la cancha. Y si los jugadores dan positivo, los clubes alemanes no tienen que poner en aislamiento al resto del equipo.

Birger Verstraete, jugador del Colonia, consideró difícil concentrarse en el fútbol durante los entrenamientos realizados por el equipo después de la semana anterior, cuando dos futbolistas y un fisioterapeuta dieron positivo del padecimiento COVID-19.

En contraste, la Liga K está imponiendo una cuarentena de dos semanas a cualquier equipo donde surja un caso positivo, y a los clubes con los que haya jugado recientemente.

INTERVENCIí“N GUBERNAMENTAL

Incluso si el plan de la liga funciona a la perfección, el coronavirus podría afectar los partidos.

El mismo gobierno alemán, que el miércoles aprobó en una reunión que se reanudara la Bundesliga, delineó un mecanismo de freno de emergencia. Éste permitiría a los funcionarios regionales la imposición de nuevas restricciones en la zona si surge un brote mayor, con más de 50 casos de coronavirus por 100.000 habitantes en una semana.

No está claro cómo esas medidas afectarían los entrenamientos o los partidos sin aficionados.

CONDUCTA DE LOS JUGADORES

Incluso después de que la liga fijó las reglas, no todos las siguieron.

Salomon Kalou ha jugado apenas esta temporada, pero ha tenido un mayor impacto que figuras como Robert Lewandowski o Erling Haaland en la imagen pública de la Bundesliga.

El delantero del Hertha Berlín, de 34 años, publicó en línea un video que lo muestra en el momento en que infringe las reglas de distanciamiento social, al estrechar la mano de un compañero y de un empleado, además de interrumpir una prueba de coronavirus que se aplicaba a un futbolista.

Kalou se disculpó y fue suspendido. Pero el marfileño recibió tantas críticas como los planes de reanudación de la liga.

CONCENTRACIONES DE AFICIONADOS

Distintos políticos y la policía han manifestado preocupación ante la posibilidad de que grupos de hinchas se presenten en los partidos, incluso si no se les permite ingresar en los estadios. En casos extremos, los encuentros podrían cancelarse.

Varios cientos de seguidores del Borussia Mí¶nchengladbach se concentraron frente al estadio en marzo, para el único partido de la Bundesliga que se ha realizado con el graderío vacío hasta ahora. Cuando la liga se reanude, será con guardias de seguridad dentro y fuera de los estadios.

Ante la fiera rivalidad entre el Borussia Dortmund y el Schalke, que se enfrentarán el 16 de mayo, habrá pasiones encendidas desde el fin de semana que marque el reinicio.

lrich Mí¤urer sugirió en marzo, antes de que la liga fuera suspendida, que los duelos en estadios vacíos se cancelarían si había aficionados reunidos en las inmediaciones. El sindicato de policías en el estado de Renania del Norte-Westfalia ha manifestado también una serie de preocupaciones

RIESGO DE LESIONES

Dos meses sin jugar implican que los jugadores tendrán que ponerse a tono de la misma manera que en una pretemporada. Tanto tiempo sin entrenar podría provocar más lesiones.

Algunos estados permitieron a los clubes retomar los entrenamientos un tiempo antes que los otros, con lo que quizás tengan algo de ventaja.

Werder Bremen, que tardó en iniciar los entrenamientos, quería que la actividad empezara el 23 de mayo, esgrimiendo igualdad de condiciones y el riesgo de lesiones. Se tuvo que conformar con que su primer partido se dispute el lunes 18 de mayo, el último encuentro de la fecha.

Algunos equipos seguían esperando el jueves por el permiso para los entrenamientos con plantel completo en vez de hacerlo en grupos pequeños. Con más partidos a mitad de semana que lo habitual, el trajín de partidos podría provocar problemas físicos.