Futbolistas brasileños rechazan recortes de salarios

Los futbolistas brasileños manifestaron su rechazo a una iniciativa en el Congreso para recortar sus salarios, y algunos advirtieron que sólo regresarán a jugar si las autoridades sanitarias garant...

Los futbolistas brasileños manifestaron su rechazo a una iniciativa en el Congreso para recortar sus salarios, y algunos advirtieron que sólo regresarán a jugar si las autoridades sanitarias garantizan que es seguro hacerlo.

La respuesta de los jugadores se da tras el intento de varios clubes brasileños de reiniciar la temporada pese al avance en el país de la pandemia del coronavirus, que ha cobrado 7.000 vidas. El pico de la crisis en los hospitales públicos de Brasil debe alcanzarse este mes.

El fútbol fue suspendido en casi todo Brasil el 15 de marzo. Algunas ligas de divisiones inferiores continuaron durante una semana adicional.

Un proyecto de ley en el Congreso propone una reducción del 50% en las cláusulas de rescisión de los contratos de los jugadores. Varios clubes de la primera división han alcanzado acuerdos para recortar los salarios hasta un 30% durante la pandemia, pero los directivos insisten que ello no alcanza para mantenerse a flote.

Un grupo de 16 jugadores de la primera división, entre ellos Felipe Melo de Palmeiras, Diego de Flamengo y Leandro Castán de Vasco de Gama, divulgaron un video la noche del lunes para expresar su posición.

Tenemos distintas realidades en nuestro fútbol. La mayoría de nosotros trabajamos tres meses al año, el 95% cobran menos de dos salarios mínimos", dijeron los futbolistas en el video. ¿Reformar leyes sin escucharnos? Eso no está bien. Aquí estamos y tienen que escucharnos.

El pueblo brasileño ama el fútbol y quiere que regrese, nosotros también lo amamos y queremos que vuelve. Todos queremos trabajar, pero necesitamos cuidar la salud de todos, añadieron.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro, cuya respuesta en la lucha contra la pandemia ha ido en contra del consenso científico, ha afirmado que el fútbol ya debería estar de vuelta, si fuera su decisión.

Técnicos y jugadores plantearon discretamente su oposición de retomar los torneos en abril al tomar vacaciones, pero han empezados a pronunciarse ante el creciente ruido de reanudar los entrenamientos.

Gremio e Internacional, los dos grandes clubes de la ciudad sureña de Porto Alegre, anunciaron que sus jugadores volverán a entrenar dentro de unos días. Flamengo, el último campeón de la Copa Libertadores, también contempla el regreso a las prácticas pero desistió cuando su masajista que trabajó en el club durante 40 años, murió el lunes por complicaciones causadas por el COVID-19.